domingo, 20 de enero de 2008

La Universidad y el papa

Me encuentro absolutamente emocionado al ver la plaza de San Pedro de Roma repleta de miles de católicos, e incluso de no católicos, que han querido rezar el Angelus con el papa y mostrarle así su apoyo por el asunto de la asistencia del santo padre a la Universidad de la Sapienza.

En estos tiempos tan complicados en que vivimos, embebidos en una enorme crisis de valores, es reconfortante ver la fuerza de los católicos y el apoyo que prestamos al papa ante semejante injusticia y devergüenza, una más, de la progresía europea, y más concretamente de los artrópodos que infestan, que no infectan, las universidades.

Por un lado me parece una insensated y una indecencia la actuación de algunos estudiantes y profesores de la universidad de la Sapienza rechazando la presencia del papa, ya no como papa, sino como uno de los intelectuales más brillantes que tenemos en la actualidad. Ya no depende de ser católico o no, sino que no es de recibo que una universidad vaya en contra de su esencia, que es la transmisión del conocimiento.

La universidad ha sido tradicionalmente un nido de cultura, un foro de enseñanza y la cuna del conocimiento por excelencia. Grandes personalidades de la historia de las letras, el derecho o la medicina han llenado las universidades con su sabiduría, su experiencia y su conocimiento. Sin embargo en los últimos años la universidad está en términos globales cayendo en picado. Ha perdido su papel elitista y sofisticado para convertirse en una pocilga ideológica, sin valores, liderada por ineptos puestos a dedo por el político de turno, y que por ende está perdiendo su esencia y su calidad histórica.

Siento tener que recurrir a la autocita, pero ya en el editorial de la revista CLÍNICA del año 2006 que editamos en la Facultad de Medicina de Valladolid yo comenté que : "la universidad ha sido tradicionalmente un ámbito del que se han adueñado algunas ideologías, e incluso que se ha usado, y se usa en ocasiones, con fines partidistas y de coacción". Creo que viendo la negativa de algunas personas, más interesadas en la coacción que en el conocimiento, a escuchar a un intelectual y a un líder religioso, estas palabras que escribí para el editorial de nuestra revista no pueden ser más ciertas.

Increíblemente tenemos que seguir dominados por la parte menos brillante de la intelectualidad, en casi todos los ámbitos, y tenemos que soportar la persecución a los valores que no concuerdan con los de la izquierda. Determinados grupos ideológicos están dañando diariamente los principios básicos de la persona humana, como son el derecho a la vida o el derecho a la libertad de expresión. Bien ha hecho el papa evitando la polémica con esta gentuza, pero yo no puedo dejar de avergonzarme porque existan personas tan intolerantes (algo de lo que luego ellos acusan a la Iglesia), ruines y desvergonzadas.

Pues vaya desde aquí una vez más mi completo apoyo al papa Benedicto XVI, brillantísimo intelectual, gran líder de los católicos y excelente teólogo... además de profesor universitario. Y vaya desde aquí una vez más mi desprecio a la izquierda intolerante, es decir, a la izquierda en general.

10 comentarios:

Gazulin dijo...

No conocía estos hechos, pero me parecen alarmantes, la izquierda mundial por desgracia es lo que es, y el respeto no lo tienen entre sus normas.

Saludos...

Natalia Pastor dijo...

La corriente laicista que empapa ala izquierda europea,está empeñada en atacar a la Iglesia de una forma desaforada.
Observad,que no hay semana, donde desde algún prisma,el Santo Padre y la Institución que representa,se vea atacada por sectores,que abrazan entusiasmados la integración multicultural(?),el islamismo, el relativismo conceptual, y el Abrazo de Civilizaciones.
Ya lo avisó Oriana Fallacci,y su profecia,se está haciendo realidad.

Harto dijo...

Lo más grave es que el 1% radical se haya impuesto a los restantes profesores que han callado y tragado. Una cobardía.

Compai panita dijo...

Ya sabemos lo que busca la izquierda. Acabar con la cultura y con la práctica de la religión católica.
Lo mejor es conseguir bobos adoctrinados y que muchos iletrados puedan gobernar España. Baste de ejemplo el gran Pepiño Blanco.

Atril sin Zeta dijo...

Totalmente de acuerdo, lo dejas muy muy clarito.
saludos

Adamantio dijo...

Siento decirte que el Papado y la ciencia nunca se han llevado bien, especialmente este Papa...

De hecho, estudiante de medicina, si se hubiese seguido la doctrina cristiana a rajatabla, tu ciencia no habría evolucionado porque no se podrían haber estudiado cadáveres.

Una cosa es defender la libertad religiosa, que me parece bien, y otra querer mantener a la Iglesia fuera de ámbitos que no le corresponde: y la ciencia es uno de ellos.

Palabra de un ateo... ;)

El Cerrajero dijo...

En Italia ha habido intelectuales de izquierdas que han condenado el comportamiento dictatorial de los que han impedido la conferencia del Papa.

En eZPaña esto sería impensable.

Alberto Esteban dijo...

No creo que la medicina deba su desarrollo al estudio del cadáver, al menos no en ámbitos como la fisiología, la neuropsiquiatría o la farmacología.

La doctrina cristiana no es nunca la doctrina de la Iglesia, es decir, la Iglesia medieval no aplicaba doctrina cristiana sino católica. Son dos conceptos muy interesantes.

Leyendo a Ratzinger y a Benedicto XVI no he visto esa barrera gigantesca que comentas entre ciencia y religión.

Un abrazo

ZapatoVelozz dijo...

Hombre, barrera entre ciencia y religión haberla áila. Pero es normal. La ciencia se basa en hechos empíricos y probados; la religión se basa en fé. Una fé fundada en unas creencias determinadas.
Sinembargo, no tienen porque ser necesariamente incompatibles...De hecho, hay muchos científicos creyentes. YO soy agnóstico, pero la explicación a esa aparente paradoja es que la ciencia no llega a explicarlo absolutamente todo sobre el misterio de la vida. Eso, creo yo, que es el motivo de que algunos prestigiosos científicos suplanten ese vacio que la ciencia no alcanza a explicar con la creencia de algo que está por encima de todo lo explicable y tangible.

De todas formas el ataque de la izquierda a los católicos nada tiene que ver con eso. Es un odio irracional desde siempre. Es puro sectarismo. Han relacionado a la iglesia, desde siempre, con la burguesía, la derecha, etc. La muestra está en que con el Islám no se meten...a pesar de ser la unica religión que no respeta ni los mínimos derechos humanos.

Saludos antiZZZZ

Fin de los Tiempos dijo...

Adamantio, es que ese hilo es muy complicado de seguir, porque seguramente sin los monjes copistas, no habría existido nunca Universidad alguna...

Lo que me parece lamentable, como dice el autor, es que no se sepa distinguir entre Papa Iglesia y Papa intelectual de renombre, que lo es. Y más si todo viene agitado por cuatro profesores progres con ganas de dar el cante.

Utilizaron como excusa lo de Galileo, y que alguien que representa a ese ataque a la ciencia no puede entrar en la Universidad. Es como no dejar entrar a Merkel por lo que hizo Alemania con Einstein