lunes, 2 de junio de 2008

La jerarquía de la Iglesia católica se quedó en los tiempos del génesis

Comienzo este post tremendamente cabreado, motivo por el cual voy a aprovechar y voy a decir de una vez por todas lo que realmente pienso de una Iglesia a la que teóricamente pertenezco por pura casualidad, y que nada tiene que ver con Jesús, quien viniera a promover un mensaje que ni un solo purpurado, prelado o encasullado ha sabido explicar ni practicar a lo largo de 2000 años. Ni ha sabido ni, evidentemente, ha querido.

En primer lugar quiero pedir la desaparición de la jerarquía eclesiástica, especialmente y por lo que me toca de cerca la de todos y cada uno de los miembros del la CEE y de todos aquellos que tienen cargos de responsabilidad en la Iglesia. Más aún, me atrevería a pedir la disolución inmediata del quinto poder del estado que es la Iglesia católica apostólica y romana. Por lo que a mi respecta hace tiempo que quité las fotos de apoyo a la Iglesia, manteniendo únicamente las de apoyo al cristianismo, base de mi filosofía de vida.

Los obispos se creen superiores al resto de los mortales. Se creen valedores y guardianes de la moralidad, del bien hacer y de los valores. Hipócritas sinvergüenzas. Son los herederos de los que llevaban bajo palio a Franco, de los que lideraron las cruzadas, las bulas, el índice y la Inquisición, y de los que coartan bajo todos los medios la libertad individual de las personas. Ellos, traidores del mensaje de Cristo, inventores de falacias y de ruindades, protagonistas de las peores fechorías de la historia, meros paladines del oportunismo y lazarillos del político de turno, siempre con el cestillo entre los dientes y el veneno en el velo del paladar, por supuesto.

No es que Sistach sea menos bueno que Rouco, aunque sí es más sinvergüenza. Pero en el fondo son lo mismo, políticos de cuota que usan de forma soez la Buena Nueva, la palabra de Dios para vivir del cuento, manipular a las masas y dinamitar las libertades individuales. Repito, el individuo por encima de la colectividad. El individuo libre y cristiano por encima de los católicos, o los cristianos, meras mentiras e inventos de curas promiscuos de todas las épocas.

Ellos sí que van en contra la naturaleza, y no los homosexuales. Ellos repudian la esfera sexual necesaria del ser humano, castigan, censuran, advierten y recomiendan, hacen aquelarres de recta conducta, y en cuanto pueden se levantan la casulla y sucumben ante los instintos humanos mças primarios. ¿Qué es lo natural monseñor Sistach? ¿Dedicar su vida al partido político de la Iglesia católica, en vez de procrear y mantener una familia?¿No es eso lo que decís y predicáis desde los púlpitos? Que en el siglo XXI se permita la existencia de unos tipos que condenan la homosexualidad es un ataque furibundo a los derechos humanos.

Así que no se debe usar el preservativo. Vuestra ignominia ha colaborado a la pandemia del SIDA, pedazo de imbéciles. ¿O es que tenéis envidia? Y sería natural. Clausuráis la esfera sexual del hombre, prefiero no decir por lo que yo creo que es, y además queréis que los demás hagan lo que vosotros. Usad el cinturón de castidad, haced lo que os de la real gana, pero dejad a la gente en paz. Dejad que los sanitarios aconsejemos a la gente porque para eso somos agentes de salud, no reprimidos ensotanados que se creen superiores por llevar un alzacuellos.

Censura, represión, oposición al preservativo, mofa de los homosexuales, arrebañamiento del dinero público, voces y proclamas desde los púlpitos, doble moral, presiones, tráfico de influencias y demás fechorías envueltas en el mensaje cristiano. Hijos de Satanás. Si Jesús estuviera aquí hoy, fariseos, os echaría del templo como hizo con aquellos de su tiempo. ¡Cómo osáis adueñaros del mensaje puro y limpio del cristianismo para enriqueceros a su costa!

Sistach se cree poseedor del verdadero cristianismo, simplemente porque se viste de morado por el día... pero no se da cuenta de que como todos, se desviste por la noche. Hace de político, hace política, pro nacionalista, separatista y totalitarista... pues que se presente a las elecciones. Que se presente con el proterorrista Uriarte y todos los sinvergüenzas que moran en la CEE y hacen política paralelamente sin presentarse a las elecciones. Por no hablar de los monagillos de sacristía, los Manuel María Bru y todos los imbéciles oficiales del Vaticano, que se dedican a traficar y conspirar desde los pabellones eclesiales. El problema no es que lo hagan, sino que lo hagan en nombre de Jesús, en nombre de Dios.

Os váis a condenar. Desde aquí invito a todo el mundo a que no marque la casilla de la declaración de la renta a favor de la Iglesia. la Iglesia, anclada en el génesis ideológico y en el fascismo moral, no merece nuestro dinero. Cristo no vino a la tierra para que estos zampabollos se adueñaran de su mensaje y lo manipularan a su antojo. Es un escándalo la mera existencia de esta Iglesia, que condena las relaciones prematrimoniales, que se inmiscuye en las cuestiones del estado, que no respeta la acofensionalida del mismo, que interfiere con las leyes y los derechos de los individuos, que dicta y recomienda, y que perjudica más que ayuda.

Qué bonito es decir desde un púlpito presidido por el águila de San Juan que los chavales no se masturben, que no mantengan relaciones sexuales, que no aborten, que no usen preservativo... ¿Me podéis explicar por qué? Qué bonito es decir que no haya guerras, que se quiere la paz, que hay que ser buenos, que no se promueva el relativismo moral... que Dios creó todo, que la eutanasia es un crimen... Y después encerrarse en la sacristía a vivir del cuento mientras los demás solucionamos los desaguisados y problemas derivados de esa falsa moral, vamos los problemas de la vida diaria de la que ellos tan poquito conocen.

Ellos, la jerarquía, y los grupos de poder afines que tanto asco me dan, me refiero a los Opus Dei, Legionarios de Cristo y demás expoliadores que se adueñan convenientemente del mensaje cristiano y se escudan en él, cual Durán y Lleida, para ejercer sus tradicionales funciones de presión, coacción y represión. Algo escandaloso, la mera existencia de esta Iglesia represora que va en contra de las libertades del individuo, unas libertades que les son innatas, otorgadas por Dios y legisladas por los hombres. Vacías están las Iglesias, y más que se van a quedar. Con las monsergas y las homilías a otra parte. He dicho.

8 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Buenos argumentos. Quizá en esto disienta contigo, pero respeto, faltaría más, tu opinión.

Un saludo

Gazulin dijo...

Con respecto a "Los legionarios de Cristo", doy fe de su falsedad, de todas maneras el "mensaje" divino en manos del hombre siempre se desvirtuará. Es irracional el comportamiento de algunos prelados en la historia y en la actualidad.

Saludos...

(sin número) dijo...

No podría estar más en desacuerdo... Y dice Miguel Pazos que "buenos argumentos"; bueno, yo sólo te he visto descalificar, si eso son argumentos... estupendo entonces.

Sobre las relaciones prematrimoniales te digo, porque me llamó la atención cuando lo vi en el Evangelio, que Jesús las condena (Marcos 7, 21-22: Porque de lo interior, del corazón de los hombres, proceden las malas intenciones, fornicaciones, robos, homicidios -por lo de la eutanasia y aborto-, adulterios, codicias, maldades, engaños, lujuria, envidia, injuria, soberbia, desatino. Todos esos vicios proceden del interior y son los que contaminan al hombre), por lo que si eres cristiano de Jesús (no de la Iglesia) algo raro pasa aquí...

Sobre que la Iglesia explique por qué dice todo eso; tú que lees tanto lee las Encíclicas de los Papas. Luego podrás estar en desacuerdo, pero no podrás decir que no lo explican.

Por lo demás, flaco favor estás haciendo a la Iglesia, ya lo sabes. ¿Qué te ha pasado? ¿El sexo te ha hecho cambiar? Todo lo bueno cuesta trabajo, recuérdalo; ir por el camino fácil normalmente es mal síntoma. ¿La medicina te ha hecho cambiar?

Un saludo, Alberto

P.D.: Las preguntas no son retóricas; son por si quieres explicármelo.

Alberto Esteban dijo...

En primer lugar diré que hay 2 razones que me han llevado a escribir este incendiario artículo.

1. Estoy harto de la hipocresía de los obispos y de su doble moral.

2. Estoy harto de que por esos dogmas idiotas quien nos traguemos los marrones seamos los profesionales sanitarios.

Ahora trataré de responderte.

1. Los Evangelios recogidos en la Biblia son la selección concienciuda de obispos de por ejemplo la Edad media, esa época caracterizada por la manipulación.

2. Sobre el aborto escribí ya un post, creo que bastante coherente y ajustado a la realidad. la Iglesia en el aborto y la eutanasia no habla desde la realidad. Los púlpitos están muy bien, pero venid a los ambulatorios y hospitales... allí no vale la palabrería y la demagogia.

3.En el post no me he metido con el papa, es al único de la jerarquía que salvo y por razones personales.

4. Me ofende tu afirmación de que el sexo me hace cambiar. Es una afirmación gratuita y ofensiva. No hablo de mi como mi, sino que hablo de la sanidad y la realidad de la calle.

5. Sí, hago un flaco favor, pero llevo mucho tiempo conteniéndome, y las declaraciones de Sistach y Manuel María Bru me han hecho explotar.

Querido amigo. Es durísimo el ejercicio de la medicina. Te aseguro que estos tres años que llevo de interno he visto en urgencias y en la planta de medicina interna cosas muy duras, y muchas veces las consignas d ela Iglesia nos perjudican a los sanitarios. El preservativo por ejemplo, no es algo moral, es algo sanitario. Trataré de "descrisparme" y escribiré una segunda parte.

Saludos

finig dijo...

Yo creo que tu artículo destila tanto odio que lo firmaría cualquier miliciano que en el 36 asesinaba curas por ser curas, obispos por ser obispos por ser obispos, y chavales de 18 años por ser chavales de 18 años que rezaban el rosario. Yo creo que cometes en este artículo un cúmulo de disparates impropio de tu inteligencia. Y viendo tantp prejucio tampoco creo que venga a cuento debatir. Al fin y al cabo, y como dices, te doy asco pues como sabes pertenezco al Opus Dei. En fin, un saludo.

Alberto Esteban dijo...

Querido Fining. Generalizar no es bueno, lo sé. Pero más vejado me he sentido yo por miembros del Opus que se creen todopoderosos y desprecian a los que somos humildes por no ser de clase alta. Ya no trago más, lo siento, y sabes que te aprecio.

Saludos

Alberto Esteban dijo...

Con la templanza de las horas el artículo queda demasiado exagerado y fuera de lugar. Mis disculpas.

Tumbaíto dijo...

Estás hecho un progre.