jueves, 30 de octubre de 2008

Los cuernos de Doña Sofía

Ha sido vía Pilar Urbano como nos hemos enterado de alguna de las cosas que piensa la estatua de sal que según dicen vive en Zarzuela, esa mujer de pelo insobornable y expresión deficiente que desde tiempos del franquismo emparentó con los borbones de toda la vida y que tras la muerte del caudillo, aunque siempre con respeto y admiración de la corona a sus fechorías, ostenta el puesto de reina consorte.

Parece ser que la estatua griega aposentada en la monarquía hortelana, ni come ni deja comer, de izquierdas y con herederos republicanos, considera que los homosexuales son gente repugnante que sí, bueno, pueden casarse y esas cosas que dicen los jueces, pero nada de llamar a eso matrimonio, matrimonio sólo es la unión entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar.

Y le pregunto yo a esta mujerzuela, retrato vivo de lo que en su día fueron otras esposas de convenio de los monarcas españoles, su opinión sobre la negociación zapateril con la ETA, las decenas de miles de abortos que se producen anualmente en España, el escándalo de las Torres Kío y su amiguísimo Prado y Colón de Carvajal, el "hablando se entiende la gente" del monarca a Ibarretxe, la quema (y no condena) de fotos de su señor esposo o la resolución de los tribunales españoles al respecto de la famosa portada de la revista El Jueves. ¿Nada?¿No tiene nada qué decir la Reina de España? Deje un momento de jugar a los chinos con la reportera del Prestige reconvertida a princesa progre prorepublicana y adalid de la cirugía estética y contésteme a alguna de esas preguntas. O mejor, no conteste a nada y lárguese con su ínclito marido, más conocido por sus infinitas fechorías desde la Jefatura del Estado.

Este comentario atacando la libertad individual de cerca de un 10% de la población española, desde un organismo presuntamente moderador y conciliador, es un escándalo mayúsculo. Que desde la jefatura de un Estado teóricamente democrático se juzgue a parte de la población es algo bochornoso, soez, vergonzoso y vomitivo. Si la reina y su esposo piden respeto a la corona, amparándose en la Constitución y la sobreprotección asquerosa que tiene esa institución franquista hereditaria y vitalicia, lo primero que tienen que hacer es respetar al pueblo soberano.
Pero qué vergüenza que en un país democrático se tolere la permanencia en las instituciones de unos individuos que viven rodeados de opulencia, riqueza y sobreabundancia a costa de usurpar cada año más dinero de nuestros maltrechos bolsillos. Qué vergüenza que se siga tolerando en un país democrático la existencia de una institución franquista, aunque no sea la única que quede, que se dice democrática pero que no puede elegirse mediante sufragio y que tiene la osadía de insultar y vejar a una parte de los españoles contradiciendo e insultando a leyes salidas de las Cortes Generales, una de las instituciones "sagradas" en una democracia, representación inequívoca del deseo del pueblo soberano.

Mientras los españoles nos apretamos el cinturón, los monarcas reciben un 2,7% más de cara a 2009. Mientras las bolsas de pobreza aumentan y aumentan en nuestro país, mantenemos una institución rodeada de alajas, alfombras, moquetas, tapices y palacios que se mantienen con el dinero de todos los españoles. Mientras criticamos la dictadura castrista de Cuba, asistimos impertérritos a las sucesivas fechorías del Jefe del Estado contra la libertad de expresión y la democracia. Mientras los españoles defendemos la libertad el monarca pide la cabeza de periodistas o impone ministros al Presidente del Gobierno de turno, y quien no se acuerde del Pacto de Investidura en 1996, que revise la bibliografía al respecto.

Nada le debemos a un monarca que acudía a las cacerías de un golpista como fue el General Franco, que utilizó a Suárez a su conveniencia, que sospecho nos timó de forma interesada el 23-F y que lleva más de 20 años trapicheando, farfulleando y retozando con el polanquismo, los Mario Conde, Albertos y demás corruptos internacionales.

Lárguense o váyanse, pero dejen de calumniar y de joder, con perdón. Es curioso,pero la reina podría ser una digna protagonista de la obra de Valle-Inclán los cuernos de don friolera, en su caso, los cuernos de doña Sofía.

16 comentarios:

pcbcarp dijo...

También ha hablado del aborto (totalmente en contra), de la eutanasia (en contra), de la educación religiosa en la escuela (a favor, de la quema de fotos (en contra, pero sólo son papeles, por lo menos no nos queman en persona: al fin y al cabo , de pequeña la bombardearon y eso deja mucho cuajo)

Ya sabía yo que la Pilar Urbano se había currado otro best-seller.

pcbcarp dijo...

De los bisnis familiares, obviamente, no he leído nada.

Mary White dijo...

Firmo lo que has escrito. Sí señor.

Republica Rojigualda dijo...

Alberto, no me pidas respeto a las decisiones del parlamento como si fueras un afiliado del P$O€.

Este parlamento es tan legítimo o tan ilegítimo como la corona. La legitimidad de ambos procede de la misma constitución. Da igual que el legislativo haya sido elegido en elecciones, cuando estas elecciones se han hecho con una ley electoral que no computa por igual el voto de todos los españoles y que hace que en la mayoría de las provincias, votar a un partido de ámbito nacional no mayoritario sea tirar el voto a la basura.

Por otra parte, las leyes y los gobiernos no son legítimos por tener respaldo electoral. La mayoría de las tiranías más aberrantes del siglo XX llegaron por las urnas y las leyes de Nüremberg se aprobaron democráticamente. La legitimidad de una ley o de un gobierno se fundamenta en el respeto riguroso a las normas preexistentes y a los fundamentos de la democracia, algo en lo que este gobierno no ha destacado precisamente.

Rebelde con causa dijo...

Le tendrían que hacer un libro al Rey a ver lo que pasaría...Estoy de acuerdo en casi todo lo que dices.Saludos.

Mike dijo...

Bien!.

Saludos.

Alberto Esteban dijo...

RR. Yo he podido con mi voto, al igual que el resto de los españoles, decidir la conformación de este Parlamento, guste o no. Sale de las urnas, y a eso no hay nada que objetar. La corona ni la hemos votado una parte importante de los españoles ni se puede cambiar si así lo considera la mayoría.

Eso no significa que me guste el sistema electoral, donde hay una asimetría absoluta. Sin hablar de la manipulación mediática, véase por ejemplo las televisiones autonómicas, que le hacen el juego a los partidos. Ya sabemos para que sirven las cajas y las teles autonómicas.

Y yo tampoco he dicho que algo sea democrático porque se haya elegido por sufragio, en absoluto. una democracia se basa en la garantía de las libertades fundamentales (religiosa, de expresión, de manifestación, de reunión...) y esas garantías se cumplen. Las urnas son importantes, pero hay cosas que lo son mucho más.

Nos guste o no el Parlamento es, con la legislación española en la mano, la institución "gold standard" de nuestra democracia. Otra cosa es que se denigre por la existencia de determinados individuos.

Saludos

Ramón_Lozano dijo...

Que la Monarquía no es del gusto de muchos ya se sabe y, según este artículo, del tuyo en particular. A pesar de todas las tropelías que has resaltado veo que has dado especial importancia a lo del matrimonio gay (acabo de leer que el colectivo gay se le ha echado encima) que a fin de cuentas no dista de las tesis defendidas por el 2º partido de esta democracia, el PP. Sectores conservadores del PP se escudaban en la religión, la tradición y el diccionario de la RAE para evitar que la unión entre homosexuales se llamara matrimonio, pero está claro que es más fácil criticar y atacar a una sola persona que a todo un sector de la sociedad. Veo que has reaccionado igual con ella que cuando desde la izquierda se tachaba al PP de fachas y de mil cosas más.

Republica Rojigualda dijo...

Si aceptas el carácter democrático de algunas instituciones del juancarlismo como el legislativo, tienes que aceptar también la legitimidad del resto de sus instituciones, como la corona, porque todo viene en el mismo pack. No es un menú personalizable. No se puede ir picando. Esto es el régimen del 78, lentejas.

Hay monarquía, igual que hay parlamento y estado de las autonomías porque es la constitución que “nos dimos”. La justificación de las instituciones antidemocráticas y las que sin serlo, llevan a cabo prácticas antidemocráticas es que hace 30 años algo más de la mitad de los españoles aceptaron ese texto constitucional que las consagraba.

La constitución del 78 dice que el sufragio universal será directo, secreto e igual. Lo que hay no es asimetría, sino falta de esa igualdad que proclama la carta magna en el derecho al voto.

La garantía de libertades fundamentales es imposible sin separación de poderes, como es notorio. Por eso me gustaría que me dijeras cuándo se cumplen esa garantía de derechos. ¿Cuándo los políticos silencian a los medios incómodos? ¿Cuándo en ciertas regiones no se puede estudiar en lengua materna si esta es el castellano? ¿Cuándo no se tienen los mismos derechos y deberes en todas partes de España? ¿Cuándo no se deja a los padres elegir la formación moral de sus hijos? ¿Sigo? Y todo eso es más importante que tener que soportar una institución antidemocrática reimplantada por Franco.

Por todo lo anterior te pregunto ¿dónde ves la democracia en España?

Alberto Esteban dijo...

Yo acepto la legitimidad de la corona en cuanto es un regimen que elegistéis, por acción u omisión, en el 78, esa es su única legitimidad. Otra cosa es que a mi me parezcan ciertamente dudosos los respaldos y apoyos de la corona para seguir donde está.

Vuelvo a reiterar que el voto en España es asimétrico, es decir, no tiene la misma medida. ¿La culpa? La equivalencia votos-escaños, que es un timo echo a sabiendas por los "padres de las constitución".

Creo que en decenas de ocasiones he escrito que España no es una democracia, y lo reitero una vez más. No lo es porque no hay separación de poderes, porque no se permite la existencia de medios críticos con el poder, y desde el mes de marzo porque no hay oposición al gobierno, entre otras razones.¿Es eso más importante que soportar a la corona? Sí. O no, si se piensa, como pienso yo, que la corona es una de las responsables de que España, a diferencia de EEUU o Alemania, no sea una democracia.

Saludos

Geshcann dijo...

Estoy empezando a pensar que los reyes aplican la 'estrategia UPN', hacer todo lo posible para que, en vez de irse ellos, seamos nosotros quienes les echemos de Palacio...

Alberto Esteban dijo...

Piensa mal y acertarás...

Alberto Esteban dijo...

Palabras de Sabino Fdz. Campos:

No se mostró tan comedido en sus declaraciones quien fuera jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campos, que en una entrevista en la SER opinó que los Reyes "pueden pensar", lo mismo que cualquier otro ciudadano, "pero pensar íntimamente y respetar" lo aprobado por la soberanía popular. "Una disposición, una ley aprobada en las Cortes puede no sentarle a uno interiormente bien, pero es a lo que tenemos que atender y acatar, lo que ha aprobado las Cortes que representan al pueblo español", afirmó.

Fuente. El semanal digital

(sin número) dijo...

Pues yo estoy totalmente de acuerdo con las palabras de la Reina, por lo menos sobre lo que he leído a pcbcarp... Y además, las cosas no se pueden decir con más respeto que con las que las ha dicho ella.

Otra cosa es si una reina puede hacer esos comentarios aunque privados..

Saludos

Rodrigo Manchado dijo...

Pues yo creo que como no nos lo tomemos con humor...

http://yodiscrepo.blogspot.com/2008/11/sobre-opiniones.html

Álvaro Ortega dijo...

Yo, si te soy sincero, Alberto esteban, soy optimista en este aspecto y pienso que el príncipe Felipe, lo hará mejor que su padre. Se le ve una persona decente y no tan arbitraria.

Es una vergüenza lo que ha pasado respecto a los cuernos...

Un Saludo.