martes, 16 de septiembre de 2008

Sí hace falta un debate sobre el aborto

Recién levantado y con la legaña puesta, salía en la mañana del lunes el presidente del partido del centro español, el mismo partido de Aguirre, Sánchez-Camacho y Fraga, a dictarnos la lección magistral del día. Ayer tocaba el aborto. Y como el PP está muy preocupado "por lo que le interesa a los ciudadanos" vino a decirnos que no había que discutir sobre el aborto porque es un tema que no interesa a los españoles.

No sé a cuantos españoles conoce el "finger president" del PP, pero quizá a la gran mayoría de los españoles le interesa, le preocupa o al menos no le molesta hablar de ello. Vamos, que la semana pasada dijo el dandy González Pons que lo del aborto era una cortina de humo, como dijeron de la Pantoja en el caso Malaya (del que nada más se supo). Y hoy el jefe dice que es algo que no interesa a los ciudadanos.

Supongo que el gallego tendrá un poco más de culturilla general que el presidente del gobierno, ese hombre que hablaba de Diabetis en el debate del estado de la nación. Claro, luego que no llega dinero para el famoso I+D+i... porque como dependa de Soria y de sus archifracasados estudios con ratones e insulinas semisintéticas... Pero volvamos a lo que nos ocupa. SUpongo que el gallego tendrá unas mínimas nociones de medicina para poder reflexionar sobre el tema del aborto.

Sepsis, CID, depresión, hemorragia vaginal, TEP... y no es el anuncio de las ETS del Ministerio de Sanidad. Es una pequeña muestra de las complicaciones médicas fruto de los abortos clandestinos que se producen en España, primera potencia mundial del aborto libre y líder absoluto del fracaso escolar en la UE. Sin contar las chequeras y maletines repletos de tersos billetes morados que se intercambian en el negocio, capital Barcelona.

Ha emitido en los últimos meses en múltiples ocasiones Intereconomía TV un reportaje, presentado por Javier Horcajo creo recordar, acerca del negocio del aborto. Como ya dije en artículos anteriores no me compete a mi hacer juicios morales ni jurídicos al respecto, pero sí me creo en el deber y la obligación de emitir un juicio desde un punto de vista médico. Señor ministro de la oposición, encienda el habano y suba las piernas encima de la mesa que voy a hablar de temas que no le interesan a los españoles.

Es inmensamente necesario que los poderes públicos legislen el aborto de una forma adecuada, no eso que hay ahora, sobre todo por una cuestión de deber médico. Los embarazos no deseados, íntimamente ligados a las ETS, constituyen un problema primordial de salud pública. Se practican en España más abortos que apendicitis, operaciones de cambio de sexo o mastectomías en un año. Así que no creo yo que un embarazo no deseado, una sífilis o un chancro blando sean cuestiones menores, más si las comparamos con los estatutos, la financiación autonómica y la defensa de la lengua ancestral de un determinado chiringito insular.

Prevención, financiación, apoyo médico-psicológico y medios. Ni más, ni menos, fin del problema mafioso del aborto. Prevención de los embarazos no deseados, ayudas económicas para ayudar a las parejas o mujeres sin recursos que quieran seguir adelante con ese embarazo, apoyo psicológico antes de la decisión y después de la misma sea cual sea, y por supuesto leyes y medios públicos de atención a la mujer que libre y concienciudamente decida abortar.

Desde la concepción misma estamos hablando ya de un ser humano independiente y propio. Esto no es discutible. Desde ese momento un organismo pluripotencial con 46 cromosomas por célula se dividirá sucesivamente y pasando por la etapa de embrión llegará a ser un feto que nacerá y comenzará su singladura por la vida. Establecer un momento en que un ser humano pasa a ser tal o no es una demostración de ignorancia científica, biológica y médica enciclopédica. Las madres que aborten, con el aplauso o la reprobación del padre, estarán dando muerte a seres humanos, terrible pero cierto, sin nada que objetar.

Pero a pesar de esto y de que yo como facultativo, cante lo que cante el orondo Bernat Soria, nunca practicaré un aborto, creo ineludible legalizar algo que existe y que nunca va a dejar de existir. Las mujeres que quieran abortar lo harán en España, en Inglaterra o donde se tercie, no dejarán de hacerlo porque intentemos explicarlas la inconveniencia de su conducta. Lo que hay que evitar son los desvaríos médicos, jurídicos y económicos que están detrás del negocio del aborto.

La mujer que quiera abortar, tras examen psiquiátrico, médico y jurídico, que lo haga, bajo su absoluta responsabilidad. En un hospital público (esos a los que no va la Familia Real a parir), con financiación pública, con el beneplácito del Estado y la intervención de facultativos adecuados que no tengan inconveniente en ejecutar dicho procedimiento. Y siempre que antes las administraciones públicas hayan ofrecido a la mujer las alterantivas justas para evitarlo. Si aún así esa es su decisión, que aborte, allá ella con su conciencia.

Por eso, su señoría, "finger president" y "prisa president" del PP, deje de decir tontadas sobre que el aborto no interesa, que es una cortina de humo...bla, bla, bla... ¿Qué opina usted del aborto, señor presidente del PP?¿Qué postura oficial tomará su partido ante el aborto?¿Apoyará usted la nueva ley del aborto cuando se lleve al Parlamento?¿Presentará enmiendas, la rechazará de pleno?¿Lo considerarán inconstitucional y lo llevarán al Constitucional?¿Apoyará a los médicos objetores?¿Qué harán las comunidades gobernadas por el PP cuando tengan que aplicar la ley del aborto? El que una cosa no se lleve en el programa no es pretexto para no mojarse. A usted no le preocupará, pero a mi sí.

8 comentarios:

H dijo...

Nada, no le interesa. No te escucha, sigue fumando... Gran entrada. Yo además crearía alguna institución que se hiciera cargo de dar en adopción a los bebés no deseados, dando otra opción.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

En esta sociedad algunos vivien en la incoherencia que consiste en, por un lado ser ferviente defensores de los derechos de los animales, muy preocupados por su sufrimiento, pero en cambio aplauden el quitar la vida a un feto por el mero hecho de no haber nacido, pese a que intentan escapar cuando sienten el peligro de que les van a matar.

Dicho esto, a Zapatero lo único que le importa es estar en el poder, le importa muy poco ni siquiera lo que él dice defender. Para ello, viendo el éxito que tuvo la legislatura pasada, sigue montando cortinas de humo con la intención de desviar la atención con cuestiones polémicas para que pueda vender una derecha radicalizada, con la inestimable colaboración de la mayoría de los medios de comunicación. Tengo la creencia de que si entramos en su juego, acabará por dejar en un cajón todas esas polémicas propuestas.

Imperator dijo...

Jajaja, finger-president, muy bueno. ¿es tuyo, tiene copyright?.

Saludos.

Miguel A. dijo...

Por supuesto que hay que dar la batalla. Si la izquierda nos tiende un tema con el que estamos en completo desacuerdo, debemos de expresar nuestra opinión y discrepancia. Pero claro, el complejo pepero es así...

Un saludo

Ramón_Lozano dijo...

Pues ni más ni menos, eso que has propuesto, es lo que Gallardón defendió ayer en "Tengo una pregunta para usted", y es que es ésa la postura real del PP, sólo que quienes dirigen el partido no quieren chocar con la parte conservadora (y a veces hipócrita) de su electorado, aquellos incapaces de separar las creencias religiosas de las necesidades de una sociedad moderna.

Andrés Álvarez dijo...

Esencialmente y también en profundidad estoy de acuerdo con el planteamiento.

El aborto no es una solución ordinaria. Es un supuesto de necesidad extraordinario para supuestos médico-terapéuticos, eugenésicos y éticos. Fuera de ahí, no me parece legítimo acudir al aborto, para ello debe estar el Estado dotando de medios económico-sociales a las madres que por imposibilidad de subsistencia no puedan mantener a sus hijos.

Un abrazo.

Alberto Esteban dijo...

Jeje si, lo de finger president es de mi cosecha, o al menos yo no se lo he oído a nadie.

No me interesa mucho lo que diga el alcalde de Madrid, yo quiero saber la opinión del presidente del partido y que me responda a las preguntas que he planteado.

Saludos

Tumbaíto dijo...

Siento mucho decirte esto pero es así: me decepcionas.