viernes, 12 de diciembre de 2008

Entrañable apoyo a los trabajadores de FASA Renault

Mañana las calles de Valladolid se llenarán de trabajadores de la factoría de FASA Renault, en protesta por una realidad que cada vez se teme más evidente. La dirección de la empresa francesa no sólo no ha adjudicado a la factoría un nuevo modelo de coche como había prometido, sino que lo que parecía un ERE a primera vista huele a despido que echa para atrás.

¿Qué estamos en crisis? Parece evidente que sí, aunque a veces a uno le da la impresión de que todo es un mero invento de los bancos y las cajas, que son los grandes beneficiados de esta crisis. Pero detrás de eso, aunque a muchos se le olvide, están miles de personas y sus familias que dependen de un sueldo para comer, pagar las hipotecas o comprar el material escolar de sus hijos.

En el caso de las fábricas de coches, la crisis es más que cierta. Las ventas de coches de primera y segunda mano y las matriculaciones han bajado en picado desde enero de este año, y ese es uno de los primeros síntomas de que una economía está empezando a hundirse. Los directivos de Renault no sólo no tienen intención de traer a Valladolid un nuevo modelo de coche (modelo que además no se vendería porque no hay quien compre), sino que en su mente se trasluce el deseo de reducir la plantilla de FASA Renault. Primero no renovar a los trabajadores indefinidos y después fomentar las prejubilaciones y los despidos. Para nuestra tierra, un desastre.

Uno de los motores de Castilla y León ha sido la factoría de FASA Renault. Cuando se instaló en Valladolid y Palencia, los directivos fueron por muchos pueblos de la región buscando gente para trabajar en la FASA. De ahí surgió toda una generación de vallisoletanos y palentinos, típicamente faseros, cuyo estudio sociológico es muy interesante, y que es imposible de separar del devenir de los acontecimientos en nuestra región en las últimas décadas.

En 2009 se prevee un despido masivo para los trabajadores de la FASA, e incluso con amenazas de cierre durante una larga temporada al menos. Esta información ya fue publicada en su día por la versión digital de El Mundo, y fue rápidamente desmentida por la dirección de la empresa. Realmente yo creo que esa negativa fue más una petición de la Junta de Castilla y León que una realidad. Y más cuando hoy un alto cargo de la Junta ha reconocido en los micrófonos de Cope que llevan muchos meses trabajando en la sombra y con reuniones de alto nivel.

Me temo que ni lo que diga Herrera, ni Zapatero, ni Sarkozy servirá de mucho en esta ocasión. Las empresas son empresas, con o sin inyecciones multimillonarias, y el futuro de la factoría francesa está más que en el aire. Y para Castilla y León, la quiebra de la FASA Renault sería una catástrofe de dimensiones inimaginables.

Ahora bien, los trabajadores no pueden quedarse parados. Mientras los sindicatos dormitan los trabajadores tienen que luchar por su trabajo y lo que ello implica. En Valladolid y Palencia no hay prácticamente ningún autóctono que no conozca a un fasero, o que tenga un amigo con un padre o madre faseros. Conocemos a estos trabajadores y entendemos su legítima protesta. Y en mi caso personal aún más.

Yo tuve el inmenso privilegio de ser, de junio a septiembre de este año y junto con un amigo médico, el médico de las archifamosas piscinas de FASA, el complejo recreativo-social más grande de España puesto al servicio de los trabajadores por la dirección de una empresa. Tanto tiempo allí, a veces hasta 13 horas diarias, te hace conectar con la gente, que son faseros jubilados o activos, y que son el reflejo de una parte importante de la sociedad vallisoletana. No todo lo tienen bueno, hay mucho que criticar a los faseros, pero eso para otro día. Hoy mi mayor cariño a todos ellos, a muchos de los cuales tuve de pacientes, y el mayor deseo de éxito en sus reivindicaciones.

8 comentarios:

GUIS dijo...

Contra quien es la protesta ...¿contra la empresa?, que no vende ni un faro, ¿contra el Gobierno? que les ha ignorado, ¿contra los sindicatos? que bastante tienen con contar el dinero subvencionado y no están para ayudar a nadie, ¿contra Suiza? que según Caldera tiene la culpa de la crisis, ¿contra Franco? que es responsable último de los abortos, el maltrato y la burbuja inmobiliaria ...

La situación es trágica, lo lamentable es que hay mucha gente que aún se traga la bazofia gubernamental

Miguel A. dijo...

Para esto no hay remedio, por mucho que protesten.

Alberto Esteban dijo...

http://www.nortecastilla.es/20081213/local/valladolid/miles-personas-desafian-lluvia-200812131909.html

Piru dijo...

Y, entonces ¿para qué queremos ahora el AVEstruz?

Alberto Esteban dijo...

¿Lo dices porque con el AVE no hará falta el coche?

Mike dijo...

Hola!

No sé si aceptas premios, pero este es un modo de reconocer tu trabajo.


Tienes un premio SIN NORMAS en mi blog.

Saludos!

lujaban dijo...

El gobierno se los ha cargado.
¡Que los resucite!
(Si puede)

Caballero ZP dijo...

No hay que olvidar que lo que está pasando ahora se aviso hace mucho tiempo, y aun así la mayor parte de los que perderán su empleo, decidieron ser irresponsables y no votar con la cabeza.
¿A qué esperan ahora para salir a la calle e increpar a quien les engañó?
Saludos