sábado, 31 de enero de 2009

Barreda se vende al mejor postor

Leopoldo Barreda, uno de los dirigentes del PP vasco con una cierta relevancia durante los tiempos de María San Gil, ha escenificado en estos días lo que significa el concepto del sorayismo, sinónimo de estupidez flagrante y gilipollez manifiesta.

El señor Barreda ha tenido la genial idea de ser el confesor y el confidente de la ínclita y esperpéntica María Antonia Iglesias. Y aquí surgen dos problemas. El primero es que el simple hecho de colaborar con esa señora es indigno para cualquier persona que se diga decente. Y en segundo lugar resulta bochornoso el contenido de lo que Barreda le cuenta a Iglesias, máxime cuando es absolutamente falso.

Según Barreda, el nuevo carnicero del PP vasco (es decir, el que se dedica a dar carnaza fresca al estilo prisaico a los periodistas de la izquierda golpista) durante una reunión de la ejecutiva del PP vasco ocurrió lo siguiente:[María San Gil] estaba alterada y afirmaba sin ningún pudor: "Pero ¿no os dais cuenta?, No es a nosotros,... es a mi a la que la gente quiere. Porque yo soy el referente nacional, yo soy el referente moral, yo soy la que tiene los votos, a la que más quiere la gente de toda España y a la que quieren las cámara".

Nerea Alzola, Santiago Abascal y Carmelo Barrio ya han asegurado que lo que cuenta el carnicero Barreda es absolutamente falso. Y yo les creo. El simple hecho de que Barreda se haya reunido con la albóndiga comunista para contarle según que cosas es dato suficiente para no creer ni una palabra de lo que diga Barreda. Y en segundo lugar dudo mucho que María San Gil pudiera decir algo semejante.

Una de las cosas que yo jamás le perdonaré al señor Rajoy Brey y a sus consejeros de cámara es la denigración y expulsión de María San Gil del Partido Popular, y las formas con las que se hizo. Porque es absolutamente cierto que María representaba en las provincias vascongadas la decencia, la unidad de España y la solidaridad entre comunidades. Una política íntegra que se afilió al PP por compromiso personal con el difunto Goyo Ordóñez. Para que ahora venga Barreda a seguir con la denigración personal de San Gil insinuando que a María San Gil le tocó la lotería con el asesinato de Ordóñez.

En política importan las ideas, pero también importan las personas. Y la forma de echar a María San Gil del PP es imperdonable. Ha quedado claro que no se fue porque quisiera abandonar la política, porque de hecho ha vuelto de la mano de Aznar. Lo que ha quedado claro es que la limpieza ideológica de este nuevo PP orquestada por Lassalle, Rajoy y Gallardón empezaba por cortarle la cabeza a María San Gil, y lo que es peor, a lo que ella significaba.

Basagoiti me cae bien, pero se va a dar un batacazo histórico. Mariano Rajoy habrá conseguido con la defenestración de San Gil perpetuar al PNV en el Gobierno vasco. Y lo siento por los vascos. Tanto que presumen algunos, me gustaría ver a Gallardón haciendo las labores de alcalde en el pueblo de Regina Otaola o asistiendo a un pleno donde los radicales batasunos te llaman fascista y asesino a tres centímetros de distancia. A eso se enfrentó María San Gil durante años. Y eso es de lo que, con tanta ligereza, Barreda y Rajoy se mofan de vez en cuando.

7 comentarios:

ICE MAN dijo...

A mi ya me están hartando, espero que el pp se de el gran hostion , para que haya un limpieza de la gentuza como Leopoldo. En caso contrario tenemos zp para rato


un saludo

Mike dijo...

Desde luego, el comportamiento de Barreda es para nota, hijo.

Fin de los Tiempos dijo...

¿Sabe lo que me molesta cada vez más de esto?. La facilidad con la que la supuesta oposición cae en todas las trampas mediáticas de la izquierda. Un mes llevamos hablando del posado de Soraya, los espías y cosas así.

Y pasamos de largo sobre la actuación llena de mentiras del Presidente, el caos del temporal, el paro y demás.

Ya ha habido manifestaciones en Londres y París por el paro cuando ellos tienen cifras del 6%. Aquí pasamos del 14% y no hay ni protestas.

Ramón_Lozano dijo...

Ahora estará Rajoy inaugurando la campaña vasca en Vitoria. Veremos cómo están los ánimos y como se lo toma la gente. Desde luego que el que María San Gil fuera empujada fuera del PP es una gran pérdida y una muestra de ingratitud total. Quizás ella era más una líder fuera del País Vasco, más un referente para el resto de españoles, pero su labor tenía una valor incalculable y su imagen representaba la libertad vasca y la no quebrantación de la propia voluntad ante las presiones terroristas.

Persio dijo...

Qué le habrá prometido MªAntonia...
Me imagino lo peor :)

Miguel A. dijo...

Vendidos así hay muchos en el PP y en política.

Fanfatal dijo...

Estupendo artículo, Alberto. La degeneración del actual PP es de vergüenza. El chaqueteo, el compadreo y las mutaciones de cierto sector pepero acercándose a los Sopena, a los PRISA o a la albóndiga stalinista es de pena.

Pero no te sorprendas mucho, ya que todo esto lo estamos viendo en la blogosfera por parte de algunos bloggers que se dicen liberales o de derecha,y que se han apropiado del lenguaje, de las formas y de las malas maneras de toda esta gentuza.

Ahora puedes ver a bloggers que se dicen liberales acusándo a otros bloggers de "Fachas", "falangistas", etc...

De vergüenza.