sábado, 12 de abril de 2008

La transubstantación del PP y los moderados

Para aquellos que no sepan lo que es la transubstantación y no tengan el catecismo a mano, les diré que la transubstantación es el proceso de transformación del pan y vino en la Eucaristía, en cuerpo y sangre de Cristo. Por tanto es una transformación que se acompaña de unas connotaciones divinas, de un cierto grado de misterio y de fe.

Por eso digo que el PP ha sufrido una transubstantación, es decir, ha emprendido la divina transformación de la derecha al centro, de la radicalidad a la moderación, de la derrota a la victoria... o lo que es lo mismo, de la coherencia a la incoherencia, del respeto a la provocación, de la normalidad a la estupidez extrema.

Y es que el presidente a dedo del centro español ha emprendido un cambio radical hacia no sé muy bien dónde. Desde principios de los 90 los dirigentes del PP han dicho que eran un partido de centro, por lo que si ahora quieren "moderar" su posición quiero entender que se dirigen al centro-izquierda, a la socialdemocracia o al laborismo... no lo sé muy bien.

Y ese impulso transubstantador del ínclito Rajoy se visualiza, se plasma, con los chiquillos de los que se ha rodeado. Perrillos dóciles que hablan bajito, que dicen cosas muy bonitas que nadie entiende y que son aduladores de términos como centro, consenso, moderación y reforma. Estos son los nuevos chicos del PP surgidos de la transubstantación del partido, eso sí, sin debate de ideas, sin congreso, sin autocrítica y sin nada.

Ya escribí hace unas semanas un artículo hablando del centro político, algo que no existe. No es que sea utópico como dicen algunos, sino que no existe. El centro se vende asociado a la moderación para tratar de engañar a la población-recua. Se trata de convencer a la plebe de que el centro es lo contrario de los extremismos, que el centro es algo geográfico, y que el centro es lo único válido por estar a mitad de camino entre lo bueno y lo malo, entre lo humano y lo divino, entre la derecha y la izquierda. Nada más lejos de la realidad.

Por otro lado está el término moderado, usado para referirse a aquellos que hablan despacio y pausadamente. Casimiro García-Abadillo es moderado por hablar serena y pausadamente, mientras que José María García era un extremista porque hablaba más vehementemente y utilizaba expresiones más duras que Casimiro. Por tanto si yo digo que Zapatero es un gilipollas, soy de derechas, pero si digo que es un presidente inadecuado para España soy de centro. Si yo digo con voz firme que no hay que negociar con la ETA soy de derechas, y si digo casi susurrando que el diálogo con los terroristas sólo debe producirse bajo el amparo de la legislación vigente y cuando se produzca el cese de toda posibilidad de victoria por parte de los asesinos, entonces soy de centro.

El diccionario de la RAE define moderado de tres formas: 1. Que tiene moderación. 2. Que guarda el medio entre los extremos.3. Que no es extremista. Reflexionemos pues. ¿Por qué Gallardón es de centro, o es moderado? Moderación significa cordura, sensatez, templanza en las palabras o acciones según el diccionario de la RAE. ¿Puede tener cordura una persona que un día se marcha y al otro día vuelve? ¿Es sensata una persona que veta a un medio de comunicación en un viaje oficial?¿Tiene templanza en las palabras una persona que arremete contra una compañera de partido y que se ha postulado infinitas veces como lider del partido?¿Tiene templanza en acciones una persona que da una rueda de prensa ridícula porque no es elegido de número dos para las generales?

Por tanto Gallardón no es moderado. Y su política precisamente no es el reflejo de lo que los cursis llaman centro. Proponer la subida del IBI de las viviendas vacías no es política de centro. Endeudar a Madrid hasta 2030 no es política de centro. Construirse la sede consistorial que se ha construído no es de centro. Ser un alto cargo de AP no es ser de centro. De la misma forma que ser tertuliano de la Ser y reirle las gracias a Buenafuente, Xardá o Izaguirre no te hace de centro o moderado. Serás más accesible, más majo, más simpático, más progre... pero ni eres más moderado ni eres más centrista.

Así que está claro que los acomplejados y los aprovechados usan el término centro-moderado para su beneficio. Los acomplejados, incapaces de hacerse entender, dicen ser de centro para que no les tilden de cosas feas feas que les hacen llorar. Y los aprovechados lo usan para hacer creer a la gente que son más buenos y más capaces que otras gentes de mal que son liberales o conservadores... porque no creo que haya algo más ruín y más deshonroso que ser liberal o conservador ¿no?. Lo bueno es ser de centro. La postura adecuada es la de centro. Y lo que hay que hacer para ganar las elecciones es dar una imagen de buenismo, hablar bajito y despacio y que no te entiendan. Así, convertido en un centrista moderado, podrás triunfar en política. El problema no es de los que dicen estas mamarrachadas, sino de la gente, algunos blogeros incluídos, que hipócritamente se declaran moderados y convierten esto en su único argumento para atacarnos a los que nos mofamos de tanta leche y tanta transubstantación.

25 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Yo también soy partidario de que el centro no existe. Es más propaganda.

Saludos

JavierDeus dijo...

completamente de acuerdo con el comment q me as dejado
te linkeo a mi blog
x si quieres acer lo mismo
a deus ex machina

www.machinajdeus.blogspot.com

JavierDeus dijo...

completamente de acuerdo, mi pos en deus ex machina va sobre lo mismo, en la misma linea
te e linkeado si quieres linkearme

www.machinajdeus.blogspot.com
saludos

Legionarius dijo...

Gracias por la felicitación.

Un saludo español.

Gazulin dijo...

Sin duda Gallardón ni es de centro ni tampoco de derechas, ¿de que es?....pues mucho me temo que hace políticas mas propias de ZP.

Saludos...

pcbcarp dijo...

A mi modo de ver, uno de los problemas que tiene el Pp es que en la mayor parte de Europa, sería 3 partidos y aquí, Aznar logró juntar a casi todos en una sola casa. Así que, a falta de un líder potente, como Aznar, el edificio tiembla con las puñaladas traperas.

Republica Rojigualda dijo...

Me quito el sombrero, y el cráneo si hace falta. No le pongo ni quito una sola coma.

Por cierto, ya te he contestado en RRAA.

GUIS dijo...

Zapatero miente pero Rajoy engaña

braincrapped dijo...

A lo que está pasando en el PP yo lo califico mas bien de agilipollamiento.

Andrés dijo...

Gallardón es un culoinquieto picaflor, y Aguirre una trepas.


Que viva el Socioliberalismo.

Falete dijo...

Dices que el centro no existe. Pero vamos a ver, ¿acaso existe la derecha o la izquierda en política? Ni siquiera las derechas e izquierdas de rumbo son reales, sólo nombres que el hombre ha dado al este y al oeste, a 'lo' que aparece al girar la cabeza a un lado y a 'lo' que aparece al girarla para el otro.

Estas derecha e izquierda surgieron como sabes en la Revolución Francesa, y como no tenemos casi galicismos ni herencias franchutes en España pues nos apuntamos también estas LETALES formas de definir a dos ideologias (¿únicas?) que se impregnan en dos partidos (¿únicos?, no conozco a dos amigos con una postura exacta) y que para colmo no paran de recordarnos a la crispación de la II República y su consiguiente Guerra Civil.

¿Qué es la derecha? ¿Y la izquierda? Pues antes que definirlas (aunque por cierto, no me da la gana de definirlas) habría que recordar que estamos en un continente que es la poya (basta de complejos), y que somos unos afortunados -no debemos confundir fortuna con orgullo- por haber nacido en un sistema de grandes potencias que ofrecen bienestar y economía de mercado, es decir, médico gratis y Mc Donald´s en la esquina de tu casa. Si esto no le gusta a la izquierda, yo no sé qué me puede ofrecer. Tampoco creo que la derecha favorezca que 4 empresarios puedan seguir creciendo. Personalmente creo que lo hacen ambas ideologías por igual.

Y esto es sólo una 'mijita' de mi indignación hacia lo que creo que es un tremendo error y tragaperras para los españoles, muy especialmente. Que haya un partido franquista, derechón y que engulle las libertades, y otro izquierdoso, con un lider sonriente, autodeclarado rojo y que favorece la paz, la armonía, to lo bueno jezú, to lo bueno.

Hace tiempo que debimos tirar de la cadena, porque esta gran nación se fue a la mierda hace bastante.

Un saludo y felicidades!

Alberto Esteban dijo...

Muy acertado tu comentario falete. Yo tampoco creo que desde la caída del muro de Berlín existan ni la derecha ni la izquierda. Sólo es propaganda. Existen proyectos, valores, ideas... pero eso de las ideologías es un encasillamiento peligroso.

Saludos

Falete dijo...

Muchas gracias por el linkeo! jeje, a ver si así me salen más oyentes (aunque mucho me queda para alcanzar tu nivelazo!). Mi blog puede resultar interesante, pero es bastante desordenado... de viajes salto de política y de ahí a cocina. En fin... Te linkeo yo también.

Y si te digo la verdad, me alegra muchísimo que leas también Amarga Victoria, así lo devoraré con más ganas sabiendo que hay alguien más enterándose de lo que pasó esos años. (Luego viene la segunda parte, El Desquite, que ya lo tengo compradito y reluciente, jojo). Soy joven y lo que no leí en su día voy a leerlo ahora.

Un saludo a los vallisoletanos wenos!

AVIO dijo...

Este blog es audaz y valiente. El esfuerzo que pones en el blog es muy motivador. Te respondo a tu pregunta: mejor que visites mallorcalibre.blogspot.com, si tienes problemas para entrar, busca en google sonserveralibre y tienes un link para entrar.

Calandria dijo...

Estimado Alberto:
He buscado la palabra "transubstantación" en la R.A.E., y no aparece. ¿No querrás decir TRANSUSTANCIACIÖN?
Saludos muy cordiales.

Compai panita dijo...

Pues yo soy de derechas y a mucha honra. Y a los que le de verguenza decirlo y reconocerlo que se pasen al partido de Zapatero.

Alberto Esteban dijo...

Pues cuando me has planteado dicha cuestión Calandria me ha entrado la duda. Cierto es que en el diccionario de la RAE no viene, pero sí como bien citaba en el catecismo de la Iglesia Católica, página 318, epígrafe 1376:

"El concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma [...] por la consagración del pan y el vino se opera el cambio de toda la substancia del cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su sangre; la Iglesia Católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstantación"(DS 1642)

Saludos

Republica Rojigualda dijo...

Alberto, pásate por RRAA.

Caballero ZP dijo...

Excelente entrada y excelente argumentación, eso mismo es lo que se está viendo.
Saludos

Manu dijo...

Sí sí, Gallardón será muy moderado, pero los efectos hacia su partido son bastante inmoderados.

Un saludo Alberto

PD: Como se nota el regreso de Bono, cuando se ve a la gente utilizar términos sacros en sus metáforas.

Calandria dijo...

Estimado Alberto:
Adjunto te remito el catecismo de la Iglesia Católica: http://www.vatican.va/archive/ESL0022/__P42.HTM

1374 El modo de presencia de Cristo bajo las especies eucarísticas es singular. Eleva la eucaristía por encima de todos los sacramentos y hace de ella "como la perfección de la vida espiritual y el fin al que tienden todos los sacramentos" (S. Tomás de A., s.th. 3, 73, 3). En el santísimo sacramento de la Eucaristía están "contenidos verdadera, real y substancialmente el Cuerpo y la Sangre junto con el alma y la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, y, por consiguiente, Cristo entero" (Cc. de Trento: DS 1651). "Esta presencia se denomina `real', no a título exclusivo, como si las otras presencias no fuesen `reales', sino por excelencia, porque es substancial, y por ella Cristo, Dios y hombre, se hace totalmente presente" (MF 39).

1375 Mediante la conversión del pan y del vino en su Cuerpo y Sangre, Cristo se hace presente en este sacramento. Los Padres de la Iglesia afirmaron con fuerza la fe de la Iglesia en la eficacia de la Palabra de Cristo y de la acción del Espíritu Santo para obrar esta conversión. Así, S. Juan Crisóstomo declara que:

No es el hombre quien hace que las cosas ofrecidas se conviertan en Cuerpo y Sangre de Cristo, sino Cristo mismo que fue crucificado por nosotros. El sacerdote, figura de Cristo, pronuncia estas palabras, pero su eficacia y su gracia provienen de Dios. Esto es mi Cuerpo, dice. Esta palabra transforma las cosas ofrecidas (Prod. Jud. 1,6).

Y S. Ambrosio dice respecto a esta conversión:

Estemos bien persuadidos de que esto no es lo que la naturaleza ha producido, sino lo que la bendición ha consagrado, y de que la fuerza de la bendición supera a la de la naturaleza, porque por la bendición la naturaleza misma resulta cambiada...La palabra de Cristo, que pudo hacer de la nada lo que no existía, ¿no podría cambiar las cosas existentes en lo que no eran todavía? Porque no es menos dar a las cosas su naturaleza primera que cambiársela (myst. 9,50.52).

1376 El Concilio de Trento resume la fe católica cuando afirma: "Porque Cristo, nuestro Redentor, dijo que lo que ofrecía bajo la especie de pan era verdaderamente su Cuerpo, se ha mantenido siempre en la Iglesia esta convicción, que declara de nuevo el Santo Concilio: por la consagración del pan y del vino se opera el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo nuestro Señor y de toda la substancia del vino en la substancia de su sangre; la Iglesia católica ha llamado justa y apropiadamente a este cambio transubstanciación" (DS 1642).

1377 La presencia eucarística de Cristo comienza en el momento de la consagración y dura todo el tiempo que subsistan las especies eucarísticas. Cristo está todo entero presente en cada una de las especies y todo entero en cada una de sus partes, de modo que la fracción del pan no divide a Cristo (cf Cc. de Trento: DS 1641).

Mira en la Wikipedia y la traducción en otros idiomas.

No puedo explicar más. Hace 2 semanas sufrí un pequeño accidente y sólo puedo escribir con la mano izquierda.

Saludos muy cordiales

ZapatoVelozz dijo...

Yo como afiliado y votante del PP, me siento estafado por el señor Rajoy.
Estoy espectante a ver lo que pasa en Junio...pero mucho me temo que va a pasar lo todos nos tememos, Congreso a la búlgara, boicoteando cualquier otra opción.

Una cosa tengo clara, o esto cambia o el Partido Popular entrará en barrena.

Alberto Esteban dijo...

Simplemente dos apuntes:

Lo de citar esta parte del catecismo simplemente era para aclarar la existencia del término transubstantación que como bien decía calandria no aparece en el diccionario de la RAE.

Y hombre Manu, la última persona en el universo que a mi, convencido liberal de derechas, me podría influir es Bono. Además, dudo que Bono sepa lo que es la transubstantación.

Saludos

Falete dijo...

joder, si sabe lo que es la insaculación, y además lo dice como si nada en el Congreso, debe saber lo que es transubstantación!

Geshcann dijo...

Hola Alberto¡¡ Supongo que no te extrañará que no esté muy de acuerdo XDD. Aunque la verdad es que comparto el fondo del asunto. Yo creo que el centro es una palabra que viene de la calle, en las encuesta la mayoría de la población se situa en el centro de una escala ideológica del 1 al 10, y eso lo aprovechan los partidos para pescar más votos. Es marketing, es algo subjetivo que perciben los electores.

Desde mi punto de vista, ser de centro es conseguir acaparar esa parte importante de los votantes que realmente son pragmáticos, desideologizados. ¿Como conseguirlo? Ni idea. Pero lo que tengo claro es que centro y moderación no debe ser en ningún caso sinónimo de flaqueza o escasa firmeza. Y que para ganar unas elecciones, como hizo Aznar, hay que pescar en ese supuesto 'centro'.

Saludos¡¡¡¡