miércoles, 12 de septiembre de 2007

Retrato de un español

Tenía razón Ortega cuando en su libro "La rebelión de las masas" definía acertadamente lo que es un hombre-masa. En resumen se podría decir que un hombre masa es aquel ser parásito que habita sin más en la sociedad, sin oficio ni beneficio, y que además no acepta que las clases intelectualmente superiores a él lo dirigan, es decir, manden, legislen y ostenten el poder.

Enlazando con Ortega hay una afirmación de Jiménez Losantos, menos filosófica pero más explícita, que es la afirmación de que media España es imbécil, por eso vota a Zapatero. Y ambas afirmaciones vienen muy a colación para definir el prototipo del español de nuestros días.

La visión que tienen de nosotros en el exterior también es bien conocida. Los ingleses expresan en sus periódicos como el gobierno de España (que dicen ahora) ha conseguido hundir el papel de España a nivel internacional. O los chinos que relacionan España con dos palabras:rojo y toro. Por no hablar de los norteamericanos, que creen que España está en África.

Con estos datos podemos hacer un retrato goyesco del prototipo de español, aún a riesgo de errar por generalizar. El español típico de la España profunda o cañí es un tipo o una tipa, para que no se nos enfade Carmen Calvo, de las siguientes características:

1. Suele ser un individuo que gusta del ocio, especiálmente si está rodeado de morbo y picante. El antecedente inmediato son las películas de Antonio Ozores y su representante contemporáneo que es Gran Hermano.

2. Suelen ser un individuo que gusta de los toros y del fútbol, porque en nuestra tierra patria prima el refrán de "En España, de fútbol y medicina, todo el mundo opina".

3. Suele ser un individuo que gusta de vivir del Estado; o bien como funcionario o bien como "rentista". Suele ser menor de 65 años y está embebido en un proceso de prejubilación anticipada en la empresa de turno.

4. Suele ser un individuo que gusta de hacer carrera de relevos por los bares del barrio, ingiriendo cantidades generosas de vino, cervecita y otros manjares, y adornando su comisura bucal con el imprescindible palillo de madera.

5. Suele ser un individuo que gusta de los parques, especialmente cuando puede observar a otras gentes. Especial emoción le causan los jóvenes, todos ellos delincuentes y eslabones perdidos de la cadena social.

6. Suele ser un individuo que gusta de la crítica a los protagonistas de la crónica social, fan de Ana Rosa, el parte de la primera y El Gran Prix. Suelen ser personas no dadas al gusto por la lectura, evitando el contacto con la prensa escrita y la de internet.

7. Suele ser un individuo que gusta de presumir de tradición de izquierdas, del PSOE de toda la vida. Suele tener larga historia de tragedia bélica familiar, rencor eterno y gran inconformidad. Suelen ser oyentes de la Ser, donde entre todos los programas prefieren el Hablar por hablar.

8. Suele ser un individuo que gusta de votar al PSOE, IU o similares. Fieles, cual canes, con Felipe, Alfonso Guerra y ahora con Zapatitos. Agradecen a diario el privilegio de poder seguir respirando y de poder seguir cobrando una pensión, que de gobernar la derecha sería eliminada de inmediato.

9. Suele ser un individuo que gusta de dar consejos de todo en general. Aconseja sobre las tiendas más baratas, la ideología, la forma de pensar, el partido que votar o el equipo que animar. Suelen subir el tono ante la mínima contradicción, para demostrar con devoción que siempre están, un paso por delante.

10. Suele ser un individuo que gusta, en definitiva, de ser un hombre-masa. Un hombre-parásito que vive por vivir, que camina por caminar, que habla por hablar y que hace por hacer. Un individuo que presume de cualidades, sobre todo familiares, y que se revela contra el poder, siempre y cuando no sea de izquierdas. No hace ni deja hacer, ni come ni deja comer... es el hombre-masa... es la media España que es imbécil y vota a ZP.

14 comentarios:

Manuel Pombo Nartallo dijo...

Como no, una magnífica reflexión, siempre tan irónica. Muy bueno Alberto. Parece mentira que la mitad de los españoles seamos de derechas y ellos estén empecinados en que los raros, locos, y sobrantes seamos nosotros. Encima se sorprenden si les dices que votas al PP... pero si somos muchos más que cualquier otro tipo de votantes... En fin, que nunca saldrán de su represión y acomplejamiento...
Un saludo y sigue así.

www.manuelpomboesp.blogspot.com

Jorge Castrillejo dijo...

Pero no son media España, sino en el 2000 el PP no hubiese ganado la mayoría absoluta.
Hay nación, yo la veo, pero aún no se cree que todo esté tan mal como para tomar claro partido, y además, Rajoy no se puesto al frente de ella para intentar liderarla, solo va de buenín intentando que los españoles consideren que es un poco más serío que ZP y le regalen el gobierno.

LUIS AMÉZAGA dijo...

La otra media tampoco es para echar cohetes.

Decentes dijo...

Que gran entrada Alberto.Para enmarcar.Que bien has caracterizado y retratado a los progres.Saludos

Butzer dijo...

El español medio es producto de las consecuencias del aborregamiento, sin duda.
Un post muy currado y sincero, sin duda.
Saludos.

Alberto Esteban dijo...

Es evidente que lo de media España es un ejemplo, una forma de representar la realidad, no algo cuantitativo, sino cualitativo. En el 2000, como en el 86 u otras elecciones en que han ganado unos u otros por mayoría absoluta esa balanza se ha desequilibrado, pero a grandes rasgos media España está en un lado y la otra media al otro.

Saludos

El Cerrajero dijo...

No se si es mera imbecilidad o profundo borreguismo.

Gazulin dijo...

Pues si, así es, comprobado. Todos los que conozco que votan a ZP encajan perfectamente en todos y cada uno de los puntos que mencionas.
Saludos...

Mentalmente Exiliado dijo...

Me quedé muy impactado al leer "La Rebelión de las Masas". El análisis de Ortega es muy acertado, y, más cercanamente, el de Federico, mucho más resumido.

Y es muy triste, porque nos están llevando contínuamente a un lado y a otro, haciéndonos creer, encima, que nosotros decidimos algo...

Muy buen post, como todos los tuyos.

Un saludo.
MMX

Claudedeu dijo...

Me he dado cuenta de que no soy español. Menudo fiasco.

Eduardo González García dijo...

Qué ácido, y que tristemente verdadero es el espíritu torpón y desganado que se puede ver en muchos españoles. Poco a poco, que son muchos años de no querer hacer las cosas mejor.

Lautréamont dijo...

Una brillante descripción; sólo creo que a partir del número 7 patina. Lo que usted describía antes era simplemente "un español corriente", y lo que describe luego es "un progre". Por lo menos en mi ciudad lo uno no coincide con lo otro ni la mitad de las veces (por ejemplo, los "progres" suelen ser generalmente gentes de clase media, es decir, los menos beneficiados por las políticas que propugnan).
En fin. No creo que sólo sean "hombres-masa" los miles de votantes del PSOE. Creo que esa descripción vale para un porcentaje aún más elevado del censo, que vota al partido que sea por razones emocionales, no racionales.

Sigurd dijo...

El Punto 9 es muy acertado, la frase "yo de esto no sé, pero escucha lo que te digo ..." es muy española.

Alberto Esteban dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Amigo lautreamont. Debe ser que como usted vive en Zimbabue allí las cosas son diferentes.

Saludos