jueves, 15 de mayo de 2008

Orgullosa resistencia durante 60 años

Estamos conmemorando los 60 años de la creación del Estado de Israel, un hito muy interesante por diferentes motivos. Por un lado era la constatación fehaciente del fin de la II Guerra Mundial y el reconocimiento al holocausto, y por otro era un reconocimiento histórico a un pueblo sistemáticamente maltratado a lo largo de su historia.

Como bien es sabido el pueblo de Israel, mucho más que una nación y uno de los pocos pueblos que ha pervivido a lo largo de los siglos, tiene su origen en el II milenio a.C. A lo largo de su historia ha obtenido los privilegios y a su vez las vejaciones de numerosos pueblos, y ha tenido un periplo ciertamente curioso que le ha llevado a ser uno de los pueblos más interesantes de la historia, más allá de la religión.

Para entender adecuadamente el sentido del Estado de Israel, hay que conocer y comprender la religión judía y por tanto la tradición judía recogida en el Talmud. Sin este conocimiento las opiniones acerca del pueblo judío carecen de base, puesto que es precisamente el hecho de ser un pueblo escogido por Yahvéh el que le da sentido a su existencia y espartana supervivencia.

Pero además de esto, es curioso vera la animadversión de algunos grupúsculos importantes en la historia de la humanidad al pueblo de Israel. Los propios egipcios mantenían luchas fratizidas contra Israel, así como otros pueblos posteriores mantuvieron enfrentamientos importantes con el pueblo judío. Entonces, como hoy, el antisemitismo latente es consecuencia de la posición privilegiada del pueblo de Israel, protegido por los romanos en su día y por EEUU desde su reciente creación. Lo que debería ser algo digno de loores, ha sido la excusa utilizada por la progresía y la izquierda para atacar a Israel.

Y si el antisemitismo dentro de la izquierda y de la derecha ignorante ha sido una constante, alcanzando su cénit con el nazismo de los que algunos centristas antisemitas contemporáneos son herederos, lo que más bochorno causa es la actitud y las actuaciones de los islamistas, que no islámicos, contra el pueblo judío.

Ya no sólo es una ignominia que los musulmanes hayan levantado por ejemplo una mezquita encima del lugar donde históricamente se eregía el dos veces destruído Templo de Jerusalén, sino que además el pueblo de Israel ha tenido que soportar, por su acertado acercamiento a Occidente, los continuos ataques de los "palestinos", liderados por el multimillonario terrorista Yasser Arafat. Y grave es la actitud de los musulmanes, pero más soez es la de aquellos que pegan en las calles europeas los carteles de "Israel genocida".

Levantar un muro, ocupar parte de Gaza o responder a los ataques musulmanes con la actitud heredera del código de Hammurabi no es más que una forma de autodefensa ante los irracionales ataques de los musulmanes. La idiosincrasia de este conflicto es imposible de ser comprendida sin conocer las connotaciones de ambas religiones monoteístas. Así no se puede entender, por mucho que algunos voceen, el sentido que tiene para los islamistas la Yihad como medio de alcanzar la salvación. Igual que no se puede comprender la defensa de la tierra por parte de los judíos, "diasporados" repetidamente a lo largo de la historia pero inevitablemente ligados a la tierra elegida desde hace siglos.

Sorprendente me parece que se quiera eliminar la religión de los colegios, cuando es imprescindible para la correcta comprensión de este conflicto y de muchos otros. Ridícula actitud es desconocer la religión, muestra máxima de la ignorancia eniclopédica y supina, y luego hacerse cronista del mal llamado conflicto Palestino-israelí. Así luego se tiene una visión distorsionada de la situación y la recua estupidizada universal ve como buenos a los yihadistas y chiítas que interpretan literalmente el Corán (paladines de la inmolación y la matanza indiscriminada) y condenan ex profeso a los judíos por defender lo que legitimamente es suyo.

El cariño y la admiración del que os habla al pueblo judío es innegable. Pero mucho he leído, algo que invito a hacer a algunos catedráticos de la red, y sólo así puedo decir que mucho he comprendido. Muy bien entiendo el calvario que han sufrido nuestros hermanos y padres de religión, nuestros aliados de posición y nuestros amigos de corazón. Así no podemos más que regocijarnos por estos 60 años difíciles de resistencia numantina del pueblo judío en el nuevo Estado de Israel.

5 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Y que siga adelante. Mi admiración hacia el pueblo judío también perdurará para siempre.

Un saludo

Andrés dijo...

Un post muy acertado, aunque yo matizaría lo del muro. En ningún caso me parece viable la contrucción de un muro para separar a dos colectivos, por mucha histeria que exista. Ya se hizo en Alemania y fue muy traumático. Yo soy más bien partidario del Estado palestino-israelí, pero el día que unos y otros sepan ser generosos respecto al contrario...

Saludos

Alberto Esteban dijo...

A mi lo del muro me parece otra forma más de defenderse de los islamistas. el estado palestino-israelí es una utopía en todos los sentidos, fundamentalmente porque mientras que Israel permitiría la existencia de un estado Palestino (ha habido dirigentes judíos que así lo han expresado) nunca ningún dirigente palestino ha dicho algo en este sentido. De hecho el odio va más en sentido palestino-israelí, y la actitud de Israel no es más que una respuesta a los agravios que sufre.

Por eso digo que hay que conocer muy bien el trasfondo religioso, porque la religión islámica, sobre todo la corriente chiíta que interpreta el Corán literalmente, es sinónimo de terrorismo, y mientras no haya una moderación y una presión real sobre ellos no habrá solución al conflicto. Israel siempre ha estado más abierto al entendimiento, y de hecho su religión es más proclive al entendimiento que el islamismo.

Saludos

GUIS dijo...

Holocausto ... genocidio????, esas palabras no existen en los libros de EcP ... como tampoco hay referencias a los mas de 80 mill de muertos que dejó el comunismo en Europa ....

¿Está usted seguro de que existe un estado, por lejos que esté, amenazado por el radicalismo musulman?

¿No son los islamistas ejemplos de tolerancia?

¿Me estará mintiendo Moratinos?

pcbcarp dijo...

Sinceramente, me has dejado impresionado. En especial, la inexistencia de los palestinos, antes llamados sirios.