miércoles, 28 de mayo de 2008

Federico se cae del guindo

A pesar de lo que pueda parecer y de lo que muchos puedan decir, el director de La Mañana de Cope ha actuado muy inocentemente en la preparación de su defensa en el caso de la querella del faraón Gallardón contra él por supuestas injurias y calumnias. Yo no sé que opinará Corulla de este asunto, pero vayamos a lo que nos interesa.

Parece ser que Federico está molesto por la traición de los dirigentes del PP que citó como testigos para su defensa. Si bien es cierto que Acebes, Zaplana, González y Aguirre habían criticado en público y en privado a Gallardón y a los que seguían su línea en el asunto de los atentados de Madrid, hoy en la vista oral los miembros del PP se han ido por las ramas y no han sido capaces de ser coherentes con sus propias afirmaciones. Amnésicos totales vamos.

Federico, parece usted nuevo en esto... y eso que lleva casi 30 años en el negocio. Igual que decía Antonio Herrero de los borbones (nunca te fíes de un Borbón Federico) o Luis Herrero de los políticos (es imposible una amistad entre un político y un periodista), hoy Federico ha vuelto a comprobar que la gente que se dedica a la política, por muy de fiar que parezca, no es tal.

Si nos ha decepcionado y traicionado Rajoy(quién lo hubiera pensado hace unos meses), no se puede esperar menos de estos otros políticos que Federico considera más o menos afines, pero que a la hora de la verdad no lo son tanto. Es evidente que Acebes y Zaplana utilizaron al locutor de la Cope para su propio beneficio, es decir, para mantenerse en sus cargos después de sus "brillantes" actuaciones en el 11-M. Y en el caso de Aguirre y González han utilizado a Federico para incrementar su popularidad e indirectamente mantener la poltrona.

No es que me parezca mal que lo hagan, sino que me parece lo normal. Los políticos en general son gente peligrosa y de la que no te puedes fiar, cuya única intención es enriquecerse, relanzarse y perpetuarse en el poder. Y eso caracteriza al 99% de los políticos de la ideología que sean, llámense Mariano, Ángel, Eduardo, Ignacio o Esperanza.

Y de igual forma es una vergüenza que Gallardón se querelle contra un periodista por esta razón, y más penoso es ese espectáculo que ha dado hoy con ese presunto sentimentalismo que nos ha intentado hacer creer en el juicio. No cuela Alberto. Un tipo que animó a Hernández Mancha a presentar una moción de censura fracasada previamente, que fue secretario general del partido heredero del partido del movimiento, que se postuló como sucesor del ganador legítimo en las elecciones del 96, que era tertuliano habitual de la Ser, que regaló en una tarde 90.000 millones al presidente del Real Madrid, que se marchó y volvió después de no ser elegido como número dos en las elecciones de 2008... pues no tiene mucha credibilidad, y de la misma manera que Aguirre nunca podría ser la candidata del PP porque divide a los votantes de la derecha, Gallardón tampoco podría serlo. Pero este no es el tema de este post, y para quien le interese el tema le remito al editorial de hoy de don César Vidal.

Siento que Federico no se haya dado cuenta del que probablemente haya sido su único error en este tiempo, y es que muchos han utilizado su influencia para su propio beneficio. Federico, siendo uno de los periodistas más brillantes que hay en el panorama mediático, ha creído que debía apoyar a algunos políticos por ser los que más se acercaban a sus ideales liberales. No obstante hoy ha quedado constatado de nuevo lo que muchos hemos repetido hasta la saciedad, y es que la clase política carece de todo tipo de principios. Nadie con un poco de conocimiento puede acusar a Federico de falta de principios. Se le puede acusar de no hacerlo con las mejores formas del mundo, pero está claro que él es un periodista independiente y con sólidos principios.

El problema es que él y muchos se han creído que Aguirre era liberal y una mujer de principios... a pesar de su "brillante" papel como ministra de Educación y sus coqueteos con la nobleza y organizaciones muy influyentes. Muchos han creído que Acebes era alguien con principios... sin conocer las fechorías que orquestó dentro del partido como secretario general, como en la elección de Nachito Uriarte... y han vendido que Zaplana seguía los dictados de Losantos respecto al 11-M, cuando sólo lo hizo para mantener la poltrona, mientras miraba de reojo a determinadas infraestructuras valencianas. Es triste, pero los dirigentes del PP han usado el paragüas de la Cope y de Federico para vivir de la política y no mancharse el traje de moda. Pero nunca es tarde si la dicha es buena.

Dios quiera que a partir de ahora Federico recule un poco y deje de ser un filólogo-ideólogo (eso está muy bien para sus libros y artículos) y haga más de periodista, con su estilo, pero más cercano a la forma de Antonio Herrero. Y fundamentalmente la razón es que ningún político merece su apoyo porque ninguno es digno de confianza, aunque eso no debería sorprender a nadie. Supongo que don Federico habrá tomado nota, y espero que a partir de ahora actúe en consecuencia, siendo el gran analista que siempre ha sido. Muchos, más de los que se creen Rajoy y Gallardón, le seguiremos apoyando.

PD. Y por cierto, para los chiquilicuatres que osan leer el panfleto de La Vanguardia ex-pañola y a sus panfleteros. Hoy Monseñor Carlos Amigo, supuestamente enfrentado a Losantos, ha salido en defensa de Federico. Si es que la mentira, querido Juliana, tiene las patitas muy muy cortas... como la falda de María Jiménez en la canción...

17 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Y aún encima Zaplana, al que Gallardón intentó expulsar del partido por el caso Naseiro.

Un saludo

Fede dijo...

En el fondo, Federico sigue creyendo férreamente en unos ideales y cree que algunos políticos también. Hoy se ha demostrado que no y muchos de nosotros también nos hemos caído del guindo. Más que pena, tristeza.

Jorge Castrillejo dijo...

Que Federico haga lo que quiera, pero tu descripción de los políticos es totalmente acertada. Ahora comprenderás porque los blogger que ayer estaban contigo hoy te repudian, son proyecto de políticos.

Alberto Esteban dijo...

Muy cierto Jorge. Pero da pena ver que gente que antes ejercía de lameculos, incluso siendo supuestamente amigos, ahora tratan de apuñalarte. Sí, son proyecto de políticos, porque viendo su trayectoria académica a más no pueden aspirar.

Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

En política se puede hacer el paripé, ante los Tribunales, hacerlo o mentir, trae consecuencias graves, pudiendo llegar a cometer un delito de falso testimonio.

Por otro lado, el que se querellen contra Losantos, siendo justos, y con la ley en la mano, era algo esperado. Porque es habitual en sus opiniones ir más allá de la crítica política, llegando a ataques personales, desde el gusto por vestir hasta el físico de la persona a la que criticaba.

Y, como Gallardón es un prota, tuvo que ser él el que se querellase contra él.

Geshcann dijo...

Yo creo que se ha caido del guindo porque ha visto que no todo vale y que no puedes soltar determinadas barbaridades, aunque seas Losantos.

sempietnos dijo...

Gallardón en unas declaraciones dijo textualmente: "Hay que olvidar el pasado y pensar en el futuro..."
Y eso, lo dice el alcalde de una ciudad como Madrid al que le han matado 192 conciudadanos... ¿olvidar el pasado?, ¿pensar en el futuro olvidando el pasado?.
Ni Juan Luis Cebrián lo hubiese explicado mejor.
Se le entiende todo a Gallardón...

Alberto Esteban dijo...

Es que falla la base de vuestro argumento Geshcann. No se puede valorar igual a la prensa y a los políticos.La prensa debe criticar, opinar y hasta insultar, esa es su función. Y los políticos, puesto que cobran de mis impuestos, deben sentir el aliento de los periodistas en el cogote (ya que los ciudadanos no tenemos ni voz ni voto).

Si se condena a Losantos de habrá consumado el cambio de regimen contra el que tanto hemos luchado.

Saludos

Geshcann dijo...

No estoy de acuerdo, en absoluto. La prensa debe criticar y opinar, hacer sentir su aliento en el cogote de los políticos, pero insultar, difamar o calumniar nunca, porque en el momento en el que unos ciudadanos, aunque sean políticos, tengan que renuniciar a sus derechos el cambio de régimen estará consumado. Un periodista no tiene derecho a saltarse la ley. Los periodistas son simple y llanamente periodistas no son jueces ecuánimes y justos, no tienen legitimidad para saltarse la ley con la excusa de controlar el poder político, no representan a nadie más que a un grupo empresarial y me dan la información que les interesa y cuando les interesa; Por todo ello creo ciertamente no les podemos valorar igual, pero en el sentido inverso: a los políticos yo les pago y yo les echo cuando no me gustan, pero un poder tan fuerte como el mediático, en el que como ciudadano no puedo participar, donde no tengo ni voz ni voto, no puede ser el sheriff del condado con licencia para matar: eso sí que sería un cambio de régimen.

Saludos¡¡¡

Alberto Esteban dijo...

Para mi lo dicho por Federico no es una calumnia. Yo creo firmemente que Gallardón nunca ha querido investigar el 11-M, y muchos bobalicones le han seguido el juego. Y sí que hay un poder superior a los demás para controlar los medios:cambiar de dial. Nos os gusta Losantos, pues a mi sí, así que cambiad el dial y todos tan amigos.

Saludos

Geshcann dijo...

Yo no escucho a Losantos porque no escucho casi la radio, pero siempre le leo. Pero en definitiva creo, y es mi opinión personal, que la separación y equilibrio de poderes no permite que el nuevo poder mediático tenga más poder que ninguno y esté por encima de todos. Si se le otorga a los periodistas el derecho a insultar y humillar a cualquiera... yo no me conformo con cambiar de dial.


Pero bueno, si el juez declara que Losantos no calumnió pues no pasará nada y aquí paz y después gloria.

Saludos¡¡

Caballero ZP dijo...

La verdad es que si uno ya estaba desanimado, esto lo único que hace es quitarte las ganas por completo, Harto a anunciado que lo deja.
Saludos

Juan dijo...

Estoy con Alberto (el bueno, no con Gallardón, jejeje). Lo que dijo Federico es una verdad incómoda para Gallardón. Recordemos que Gallardón no vetó a Prisa ni criticó que se animara desde sus emisoras a cercar y acorralar las sedes del PP

Saludos

Persio dijo...

Hacer de filólogo-ideólogo lleva a no centrarse tanto en los hechos, a vivir en una burbuja ideológica.

Y esto vale tanto para la derecha como para la izquierda. Sólo que ésta tiene los medios suficientes como para hacer pasar su realidad-ficción por realidad. La derecha tiene que centrarse en los hechos apabullantes. Bajar de la entelequia y los principios a la realidad. Los principios son básicos, pero sólo son el principio. A la gente lo que le llega son las realidades.

Estoy muy de acuerdo en eso de que FJL debería tratar de ser un poco más A. Herrero.

ICE MAN dijo...

Aguirre tiene un as en la manga, tiempo al tiempo!!!

Y FJL lo intuía, pero no se creía lo que al final sucedió, realmente se ha caído del guindo, no se da cuenta que los políticos son así de miserables.

un saludo

Alberto Esteban dijo...

Ayer un compañero bloggsfera me comentaba mientras tomábamos café eso del as en la manga que tiene Aguirre...

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Calumniar, por ahora no porque no creo que haya atribuido a nadie la comisión de un delito, pero injuriar, es bastante frecuente en él. Y sinceramente no me extrañaría que la cayese más de una condena.

Y si le condenasen no habría cambio de régimen, porque los jueces de instancias inferiores, se podrán equivocar, de hecho lo hacen, pero son completamente independientes. No son los magistrados del TC, son funcionarios por oposición y son inamovibles.