domingo, 22 de marzo de 2009

¡Vivan los impuestos!

Hace un par de meses se comunicó a todos los propietarios de fincas urbanas de Cullera, pueblo costero de Valencia, la imposición de un nuevo impuesto denominado "Gestión de basuras" que ascendía a 120 euros anuales. De hecho lo único que se hacía era notificar a los propietarios la obligatoriedad de subsanar esta "deuda" con el Ayuntamiento de Cullera. Digamos que en resumidas cuentas el pleno del Ayuntamiento de Cullera decidió unilateralmente, aunque por mayoría, aplicar e inventar este nuevo impuesto.

Si ustedes se paran a pensar, el impuesto inventado es una gran falacia. Y lo es porque dan a entender que hasta 2009 los propietarios del pueblo costero valenciano no pagaban la gestión de las basuras, es decir, parece que el servicio de basuras y la gestión de los residuos urbanos lo financiaban o el primer edil del ayuntamiento, o las primas de Cuenca del teniente de alcalde o era una labor social del Ayuntamiento.

Si los políticos fueran inteligentes no necesitarían subir los impuestos y mucho menos inventarse nuevos gravámenes... pero como la inmensa mayoría de las personas que se dedican a la política son analfabetos funcionales o payasos de circo pues no podemos pedir otra cosa. Pero bien, lo mínimo que podían hacer es inventarse cosas con un cierto fundamento, en este caso se podían haber inventado otro tipo de impuesto, y no esta idiotez de impuesto que como ahora contaré les va a suponer un desgaste importante.

Y que no se le olvide a los miembros (y miembras) del Ayuntamiento de Cullera que la gestión de las basuras ya se pagaba con los impuestos generales, y que la altas tasas que allí se pagan (que podrían considerarse excesivas y cercanas a lo delictivo) incluyen entre otras cosas que te recogan la basura del contenedor de tu calle y las lleven al lugar correspondiente...que para desgracia de muchos no es la casa del alcalde de Cullera.

Ya le salieron mal las cosas a los señores y señoras del Ayuntamiento de Cullera hace unos años cuando implantaron la zona azul a diestro y siniestro y la gente se la pasó, con buen criterio, por el forro... motivo que obligó al Ayuntamiento a pasar del asunto. Parece que la gente está atontada, pero cuando le tocan el bolsillo la cosa cambia. Hasta ahora nadie se había quejado de las subidas superiores al 25% en lo que cada propietario paga de contribución. Pero el invento este de las basuras y demás gaitas ha hecho que la gente se levante y se oponga.

Bien es así que los ciudadanos y copropietarios de Cullera han empezado a organizarse y se han hecho con los servicios de profesionales de la legislación para emprender acciones legales frente al Ayuntamiento. Me parece estupendo. El Ayuntamiento de Cullera ha agraviado a los habitantes del pueblo costero y eso le va a llevar a los tribunales. Me alegro y lo aplaudo, no sólo porque sea partícipe de ello, sino porque debe ser un ejemplo de lo que hay que empezar hacer en cada rincón de España frente a la clase política. Cada desvarío, cada insulto y cada agresión de la clase política a los ciudadanos debería ser llevada a los tribunales de justicia.

Cullera es un ejemplo más de pueblo español dirigido por getas y sinvergüenzas, inútiles y retrasados mentales. Aún estoy esperando una explicación pública de los mandatarios locales sobre temas como el pelotazo de algunas urbanizaciones de la zona, el descuido intencionado de la Playa del Racò y por supuesto el neo-invento este del impuesto de basuras que esperemos, justicia mediante, sólo tenga que pagar el alcalde y sus familiares directos. Aún así, les invito a visitar Cullera, es un pueblo encantador.

8 comentarios:

J. F. Sebastian dijo...

Se da la circunstancia de que cuenta con una importante colonia veraniega, parte de la cual ya sufre la voracidad recaudadora de Gallardón el resto del año... En buen sitio ha puesto la era este señor. Ya se puede preparar.

Cientificoloco88 dijo...

En otras ciudades (cierto que más grandes) existe un impuesto de recogida de basuras. Normalmente este impuesto incluye la gestión de las basuras para su reciclaje, lo cual conlleva una serie de gastos. Gastos que se incrementan teniendo en cuenta que hay una cantidad importante de familias y de negocios que no hacen ningún esfuerzo por separar los distintos tipos de residuos para su reciclaje.
Ahora, que haya maneras mejores de sufragar este tipo de gastos, no lo pongo en duda. Por ejemplo, multas a aquellos negocios con gran volumenes de residuos que se demuestre que no separan los residuos. Que los hay y se puede averiguar sin muchas dificultades quienes son.
Pero en este tema siempre llego a la misma conclusión. Tenemos a los dirigentes que nos merecemos. Los ciudadanos somos igual de jetas que nuestros políticos. Y la pregunta es ¿que es primero: el ciudadano jeta o el dirigente jeta? Algo así como saber si primero fue el huevo o la gallina.

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Soy muy excéptico de que prospere cualquier recurso legal contra la creación de ese nuevo impuesto. Aquí en Piloña, se ha montado una buena por un catastrazo de aupa.

Ramón_Lozano dijo...

A ver si así no me olvido de dónde veraneas, jeje

Alberto Esteban dijo...

Es posible que no prospere este asunto desde un punto de vista legal, pero yo creo que la presión ciudadana puede hacer que el ínclito edil rectifique.

Saludos

José Enrique Carrero-Blanco Martínez-Hombre dijo...

Si se presiona bien, acabarán dando marcha atrás. Y sobre todo, desterrando el voto útil de nuestra sociedad.

lujaban dijo...

Todos contra él.Tienes un premio, merecido en mi blog.
Enhorabuena.

Butzer dijo...

Bueno, es como en Madrid con el impuesto de la basura de Gallardón...
Estos políticos en vez de decir, estamos en crisis voy a esforzarme por gestionar mejor y gastar menos... Lo que buscan es ingresar más sea como sea, para qué cambiar el gasto...