domingo, 2 de marzo de 2008

El problema real de España

Leo en la versión digital de El Mundo que sólo el 18,4% de los españoles quiere que el partido que gane las próximas elecciones del 9 de marzo pacte con los nacionalistas. Creo que es un mensaje muy claro. Lo que estropea el desarrollo de España en mayor o meno medida son los nacionalismos.

Nadie puede negar que el gobierno del PSOE en estos 4 años ha sido catastrófico, pero tampoco es menos cierto que muchos de los desatinos se han debido a la presión nacionalista de los socios del gobierno de Zapatero. Ha sido por presión de estos (y también de IU que ha dejado de ser un partido nacional para ser un partido nacionalista de cada región en concreto) por lo que el gobierno socialista ha encabezado iniciativas como la modificación de algunos estatutos, la ley de memoria histórica o el expolio del archivo de Salamanca entre otras cosas.

Y aunque Zapatero no lo quiera ver, o diga no verlo, el PSOE no ha sido obligado a realizar estos pactos de gobierno, sino que los ha elegido libremente. Es cierto que debía pactar para gobernar, pero en vez de elegir a nacionalismos "moderados" (el nacionalismo suele ser radical por definición, pero bueno) ha elegido a los más radicales entre los nacionalismos. Y ha sido este gobierno, bajo la batuta del presidente Zapatero, el que firmó el pacto del Tinell con los nacionalistas para excluir al PP de las instituciones.

¿Hubiera sido algo diferente con Zapatero en la Moncloa pero sin estar asfixiado por los nacionalistas? No lo sé. Pero probablemente la legislatura hubiera sido más suave en algunos aspectos, no así en otros. Y en el caso por ejemplo de la rendición ante la ETA no podría decir el papel "presionador" de los nacionalismos para seguir adelante con el proceso... o si ha sido únicamente una iniciativa presidencial.

Vuelvo por tanto una vez más a pedir a los dos grandes partidos la realización de una reforma electoral que saque a los partidos nacionalistas del arco parlamentario. El lugar de los nacionalismos es el Senado. Porque es mentira que sin ellos hay parte de la población que se queda sin representación. Cuando nosotros votamos en las elecciones, no votamos a Rajoy o a Zapatero, sino votamos a los diputados que representarán a nuestra provincia en el parlamento. Es decir. Si no existiera ERC habría representantes del PP y del PSOE en el parlamento representando a Barcelona. O si no existiera el PNV habría también representantes del PP y del PSOE representando a San Sebastián. Por tanto la inexistencia de los nacionalismos no deja a nadie sin representación.

Otra cosa es que los grandes partidos se olviden esto. Ellos suman el cómputo global, y no recuerdan que cada diputado representa a España, pero también a una provincia. Cada diputado es la voz del pueblo en el parlamento, la voz de un grupo de ciudadanos muy concreto.

Seguir aceptando legislatura tras legislatura el chantaje del nacionalismo excluyente, que se dedica a pedir y a pedir, a molestar y a romper, debe obligar a los dos grandes partidos a buscar una solución. Porque al final da la impresión que la única manera de meter la lengua en el frasco y chupar lo máximo posible del erario público es colocando en el parlamento a un partido regionalista, nacionalista o separatista. ¿Y el sistema de solidaridad?¿Y España?

10 comentarios:

Gazulin dijo...

Estas minorias nacionalista no deben imponer al resto de España sus chantajes, es algo obvio, pero que este sistema electoral permite.
Es un fallo gravisimo que nos está costando muchisimo a todos los españoles, ojalá algun gobierno sea capaz de cambiar este despropósito.

Saludos...

Monsieur de Sans-Foy dijo...

El 81,6 de los Españoles estamos maniatados por estos depredadores, a los que la buena fe y la candidez de los redactores de la Constitución convirtieron en los amos de España: Unos amos cuyo objetivo es vampirizarla.

El PP ha errado lo suyo también, pero nunca se había llegado a los extremos de entreguismo que ha alcanzado el gobierno de Zapatero (Y cuyos efectos no hemos visto todavía, esperen y verán)

Un pacto entre los dos grandes partidos nacionales, con reforma de la Constitución y de la Ley Electoral, es la única solución efectiva a lo que nos ocurre... Pero, hoy por hoy, me parece un sueño.
En cualquier caso, votemos por descabalgar al de la ceja, pues mientras él controle las riendas del PSOE, cualquier entendimiento entre españoles es imposible.
Un saludo.

Fede dijo...

Magnífica tu reflexión sobre cómo es representado el pueblo por cada provincia. A muchos habría que hacerles ver de una vez esa realidad y que los nacionalistas no representan a nadie, sólo a sí mismos hundiendo cualquier tipo de propuesta que quiera favorecer a los españoles.

GUIS dijo...

El PP tuvo la oportunidad de acabar con este sinsentido. En la primera legislatura optó por beneficiarse de lo que ahora denuncia y en la segunda legistlatura no tuvo valor para afrontarlo.

Luego vino lo de Tinell ... que es una asquerosa burla a la democracia.

El Cerrajero dijo...

Hoy por hoy, lo primero que hay que hacer es echar a Rodríguez el Traidor y, después, poner en su sitio a los nazionali$tas.

Butzer dijo...

Y digo yo, ¿qué nacionalismos "moderados" nos quedan? El CIU de Puyol y Mas ("sartén por el mango") o el PNV del referéndum.
Vaya panorama...

mr chesnutt dijo...

Es la pescadilla que se muerde la cola. Y la tontería de lo politicamente correcto en la España de hoy dia. Si preguntaras a esos mismos españoles si les parece bien excluir del Congreso a los partidos nacionalistas, seguro que el porcentaje bajaría mucho. Quizás no tanto si la pregunta fuera dejar de primarles con la ley electoral. El caso es que hasta que no se ponga el cascabel al gato, la cosa no tiene mucha solución.

Fin de los Tiempos dijo...

Olvídense de que se reforme la Ley Electoral, es lo único que le queda al PSOE para gobernar en la mitad de las provincias o para encerrar al PP en el Congreso

Andrés dijo...

Totalmente de acuerdo. ¿Cuánto representa el nacionalismo hoy por hoy? ¿Un 10%? ¿Un 15%? ¿El 20% a lo sumo?

Cabe decir que el único nacionalismo "bueno" y de progreso es el nacionalismo democrático español. Ese es el que convertirá a España en lo que debería haber sido y en lo que debería ser.

Caballero ZP dijo...

Es imprescindible que gobierne Rajoy que es el que se ha comprometido a quitar el poder a los nacionalistas.
Saludos