viernes, 18 de mayo de 2007

¿Qué supone votar al PSOE?

He defendido en múltiples ocasiones una serie de valores e ideas en las que se fundamenta nuestra nación. Esos valores son la libertad de expresión, el respeto, el respeto a los jueces y las instituciones, la familia, el respeto a los ancianos y a los colectivos más desfavorecidos, la solidaridad y otra serie de conceptos defendidos por el liberalismo y la derecha en general.

Cuando nos planteamos el voto del próximo 27 de mayo, hay que plantearse una serie de actuaciones lideradas por el PSOE que deberían hacernos reflexionar:

1. El PSOE empezó a negociar con la ETA en 1999. ¿Qué pactó desde entonces?¿Está relacionado con Perpiñán?¿Intervino ETA en la logística del 11-M?¿Por qué el gobierno socialista cede continuamente ante la ETA y está rendido a sus pies? está claro que Zapatero ha claudicado, ha rendido el Estado a los terroristas y asesinos de Batasuna-ETA, ha condenado a la sociedad vasca democrática a la vida sin libertad.

2. El PSOE lideró la LOGSE y quiere implantar un sistema educativo basado en la disminución de los contenidos, la minusvaloración del esfuerzo y el regalo de los títulos. Esto beneficia claramente a las izquierdas, que suelen estar intelectualmente más limitadas. No podemos consentir que se adoctrine a los más jóvenes con la educación para la ciudadanía y que los empresarios, médicos y políticos del futuro sean tan ignorantes como los niños a los que quiere "formar" el PSOE. Ni lo debemos tolerar ni es moralmente aceptable.

3. El PSOE ha liquidado España. No es que España esté a punto de romperse, sino que ya se ha roto. Se ha implantado un estado asimétrico, federalista, rancio, insolidario y que favorece a minorías marginales nacionalistas. Zapatero ha cambiado el régimen sin consultar a los españoles, mintiendo diariamente sobre esta cuestión y traicionando la Constitución y al pueblo soberano. Ha dinamitado las reglas de juego, el pacto del 78, la convivencia ciudadana y la unidad de España heredada de los Reyes Católicos y del humanismo cristiano.

4. Zapatero ha conseguido aislar internacionalmente a España. Ha roto las alianzas con países de primer nivel y ha establecido acuerdos con dictadores, radicales, tiranos e islamistas. Ha dinamitado el buen concepto exterior de España, ha ridiculizado a nuestro ejército con la retirada de las tropas de Irak y ha malgastado los fondos públicos con la Alianza de civilizaciones. Se ha rendido al terrorismo islamista y a sus dirigentes y ha conseguido reducir a la mínima expresión el papel de España en el mundo.

5. Zapatero ha validado el terrorismo y el golpe de Estado como forma de llegar al gobierno. Ha aceptado y aplaudido la manipulación PSOE-Prisa del 11 al 14 de marzo, ha justificado el golpe de Estado, ha tapado a los terroristas, ha llegado al gobierno gracias a 192 muertos y 1500 heridos; se ha convertido en un canalla moral. Eso es algo repugnante.

6. Zapatero ha arrinconado los conceptos fundamentales. Ha liquidado el estado de derecho, ha destruído los valores tradicionales, la familia y su libertad. Ha intervenido en la vida diaria de los españoles, los ha empobrecido, los ha perjudicado y quiere imponerles su forma de pensar y actuar. Ha discriminado a los católicos, a los judíos, a las viudas, a las mujeres, a los intelectuales de derechas y aunque resulte paradójico también a los gays. Ha promovido una ley que provoca animadversión a los gays, cuando debería haberse buscado el consenso y la aceptación definitiva de este grupo en la sociedad.

En definitiva Zapatero ha cambiado el bienestar de España por la poltrona. Ha cambiado el futuro por el pasado. Ha abierto las tumbas de la guerra civil y ha enterrado la Constitución. Ha denigrado a las víctimas del terrorismo y a los medios de comunicación libres. En definitiva Zapatero ha impuesto el caciquismo y el amiguismo como medio de gobierno, como medio de perpetuarse en el poder, como medio de vivir bien sin haber dado un palo al agua.

2 comentarios:

HartosdeZPorky dijo...

Votar P$O€ es votar ETA. Su eslogan: mataremos más.

Así está Murcia dijo...

Lo que me impacta es que a este impresentable aún no se le haya obligado a dimitir, en cualquier otro país la presión de la gente y la vergüenza haría que Zapatero estuviera en otro sitio, desde luego fuera de La Moncloa, e incluso por vergüenza fuera de España, yo desde luego seguiré saliendo a la calle para defender aquello en lo que creo, entre otras cosas: España